viernes, 12 de abril de 2013

Curiosidades o Desvaríos Durante Paseos de un Frío Invierno Pasado

Cuando llegué a la ciudad y pude escaparme un poco de tanto limpiar y ordenar la casa para intentar dejarla decente, lo primero que hice fue comenzar a andar y andar, un poco sin rumbo fijo, sólo por investigar, por curiosear e ir haciéndome con la zona. Quería fijarme en todo e intentar recordar detalles, así que casi siempre me acompañaba la cámara, gran ayuda en la ardua tarea del recuerdo masivo de toda clase de información, o a unas malas la cámara del móvil.

Así fui poco a poco encontrando los puntos que sabía podía necesitar en el día a día. Haciéndome con las distancias, ya que nunca consigo entender los mapas y todo me parece más lejano o cercano de lo que está en realidad. Observando a los ciudadanos, las casas, los barrios, las zonas, los comercios... Hasta aquí podéis pensar que lo normal o habitual de alguien que llega nuevo a una ciudad donde espera vivir un periodo de tiempo, pero yo no debo de ser del todo "normal" y aquí llega mi explicación, al menos, en este aspecto.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención y que no he dejado de fotografiar, a pesar de ganarme miradas extrañas de la gente que pasaba por mi lado, es la gran cantidad de objetos variados que he ido encontrando en el suelo. Dicho así imaginaréis unas calles sucias, llenas de basura, pero lejos de eso, las calles, aceras y carreteras están igual o más limpias que las de cualquier ciudad que haya visitado antes. Me asombra por ello, es como si la gente simplemente abandonara allí esos objetos por algún motivo.

A veces dejan en las aceras cosas que ya no necesitan, normalmente con notas que dicen "Gratis" o como el otro día cuando vi una trona de bebé con una nota que decía "Casi nueva, poco uso. Gratis". Eso me extraña pero ya en Amsterdam vi cosas similares, sin notas pero igual la gente acostumbraba a dejar en la calle cosas, muebles...que otra gente necesitaba y simplemente se llevaba.

Para mostraros que tipo de cosas, nada mejor que verlo en imágenes, así que aquí van








Estas son algunas de esas cosas que he ido encontrando en el suelo durante el invierno, algunas como el gorro, los guantes, las orejeras o el paraguas puede que se vean como objetos normales que se pueden perder durante el invierno, pero es que sintiendo el frío tan insoportable que hemos sentido este invierno aún me extraña más que alguien haya podido olvidar o perder estos objetos en medio de la calle y...¡¡¡ no se haya dado cuenta!!!

Otros de los objetos como el sujetador o el champú y el gel simplemente es que no comprendo cómo llegaron allí, que conste que el sujetador estaba en frente de la puerta de una de las Iglesias de Cambridge....

Pero ninguno de esos objetos u otros tantos que encontré se vinieron conmigo a casa, lo prometo jajaja, sólo hay una clase de objeto que ni muerta dejo abandonado en la calle, y esos objetos son las monedas. Me encanta recogerlas, tengan o no valor, me dijeron que traían buena suerte y ya tan sólo por eso me gusta recogerlas e ir amontonándolas todas juntas en un tarro en casa. Puedo asegurar que no he visto ningún lugar dónde puedas encontrar más monedas en el suelo que aquí. Los céntimos estoy segura que los tiran al suelo porque no hay día que no vuelva con los bolsillos llenos!!! Que conste que soy andaluza o que tengo bolsillos pequeños...xd


Para finalizar "algo" que encontré un día en el suelo entre unos matorrales de unas jardineras, colocadas en los alrededores de un centro de salud.


Tenía el tamaño y la apariencia de un huevo de gallina, pero el lugar...¿A alguien se le ocurre qué clase de huevo podía ser??? o ¿Alguna explicación para situar un huevo de gallina en ese sitio???

Con esto finalizo mi sección de objetos encontrados durante un frío invierno en Boston, quién sabe si con la llegada del buen tiempo consigo sorprenderme aun más con los objetos que me depararán durante esos futuros largos paseos....¿Podéis imaginaros que tipo de objetos serán los que encuentre? ¿Alguna predicción????

7 comentarios :

  1. Céntimo a céntimo, quién sabe si acabas haciéndote rica. Lástima no haberte encontrado algún billete de cien dólares...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De $100 no pero hace unos años me encontré un billete de 500€ en la feria de mi ciudad..... y se lo devolví al que lo perdió....

      Eliminar
  2. Ah, ¿pero los billetes de 500 euros existen realmente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doy fe, y encima hay quien los pierde....Yo creo que nadie se agachó a cogerlos porque pensarían que eran de mentira.

      Eliminar
    2. Madre mía, me pensaba que era una leyenda urbana como lo del uniforme de la Guardia Suiza del Vaticano. Esto ultimo me lo confirmó una amiga guia turistica que estuvo por allá hace un tiempo. Si es que todos los mitos acaban cayendo tarde o temprano...

      Eliminar
  3. Olá, sou brasileira e adorei seu blog!
    Beijos.

    ResponderEliminar