miércoles, 1 de junio de 2016

Entrevista de La Región Internacional: A mis 30 por Boston

La Región Internacional, una revista con una historia de 50 años dedicada a servir de punto de encuentro entre los españoles que viven fuera, ha publicado mi entrevista.

Pinchando en el siguiente enlace podéis leer la entrevista directamente desde su web:

📌  http://www.laregioninternacional.com/articulo/protagonistas/boston-he-encontrado-ambiente-multicultural

Como ya sabéis que no subo nunca fotos en las que se me pueda reconocer en el blog, en esta ocasión he decidido enviar una foto que tiene un gran significado para mí.


La hice en la puerta principal del MIT, el día de la primera Maratón de Boston a la que asistía, que coincidió con los atentados terroristas que sufrió la ciudad. Fue durante una pequeña parada entre el desconcierto, una vez de vuelta en Cambridge, cuando ya nos dirigíamos hacía nuestra casa a salvo...

También ha publicado otra foto mía, de una de las calles más fotografiadas de todo Estados Unidos. Se trata de Acorn Street, una singular calle empedrada en Beacon Hill, uno de los barrios más históricos de Boston.


Yo también quiero compartir la entrevista con vosotros en el blog, así que os la dejo también por aquí.

Amelia, ¿cuál fue el motivo principal de irte?

Principalmente, las ganas de conocer mundo, lugares diferentes a lo que ya conocía, con nuevas tradiciones y la oportunidad de integrarme en culturas desconocidas. Y, por otro lado, por la necesidad de crecimiento personal, de experimentar nuevos retos y demostrarme a mí misma ser capaz de superarlos y adaptarme a nuevas circunstancias. Realmente, no tengo un único motivo, sino más bien la posibilidad de tomar una decisión personal y la suerte de poder disfrutar de una vida libre y llena de alternativas, en la que la decisión de poder salir de mi país, no representa el no tener la posibilidad de volver si no encuentro lo que buscaba fuera.

¿Qué has encontrado en Boston?

Aquí he encontrado otras maneras de vivir, mejores o peores, pero sobre todo diferentes. Me hace haber ampliado opciones para afrontar la manera en la que quiero vivir mi vida, ya solo es una decisión personal elegir. En Boston hay un ambiente multicultural en el que los desafíos y los nuevos descubrimientos no me dejan tiempo para aburrirme, pero tampoco para cansarme de seguir este proceso de aprendizaje continuo que por el momento está resultando muy gratificante. Esta ciudad es muy exigente y competitiva, aunque cuenta con más ayudas de las que podíamos imaginar al llegar, es importante saber que estamos en una sociedad más individualista y que valora más el esfuerzo personal de cada individuo.

¿Qué es lo que más te gusta?

Las oportunidades que ofrece: esta es una ciudad de oportunidades y posibilidades en muchos sentidos.  La oportunidad de vivir en un ambiente multicultural, lleno de personas con ganas de compartir experiencias y aprender sobre otras culturas. En Boston he encontrado similitudes con personas de culturas con las que pensaba que sería imposible tener algo en común. También ayuda la oferta cultural que ofrece la ciudad y que en muchas ocasiones, está abierta a todos los bolsillos. El que cuenten con cada ciudadano que quiera participar, independientemente de la posición o estatus en el país, para decidir en qué se va a invertir el superávit del ayuntamiento local. Me gusta que a pesar de ser en principio una cultura más individualista que la nuestra, me han demostrado en los pocos años que llevo aquí, que cuando es necesario, se unen y se ayudan unos a otros.

¿Qué es lo que más echas de menos?

Aunque pensaba que era algo muy típico de la cultura española, aquí me he dado cuenta que las prioridades de la mayoría de los inmigrantes, en este sentido, están casi siempre muy claras: la familia, junto con el resto de seres queridos y la comida típica de nuestros países. En cuanto a la familia, tengo que decir que me siento muy afortunada de haber nacido en una época en la que la tecnología nos hace sentirnos más cerca, cuando lo que nos aleja son solo kilómetros. Sobre la comida, aunque nos vamos adaptando y encontrando alternativas a nuestros productos típicos, sí tengo que reconocer que me entristece ver los de otros países europeos, mucho más representados y conocidos que los nuestros. Tenemos productos de calidad para enorgullecernos y creo que la obligación moral de fomentarlos y darlos a conocer en el exterior. Así que espero que poco a poco vayan siendo más comunes y asequibles por aquí.

¿Has echado de menos más apoyos antes de irte?

Nunca he necesitado apoyos o que nadie me incitase a hacer las maletas, así que tampoco pedí consejo a la hora de decidirme. Cuando hice pública la noticia, tuve la suerte de recibir ánimos y buenos deseos por parte de la familia, y eso era todo lo que necesitaba. Afortunadamente, fui criada por unos padres que siempre han valorado la libertad de sus hijas por encima de sus conveniencias o incluso deseos personales. Y además, me ayuda saber que tome la decisión que tome, siempre podré contar con ellos si me equivoco. Y por otro lado, en esta ocasión, cuento con el mejor compañero de viajes, experiencias, retos... que podría haber imaginado nunca. Un marido al que admiro y apoyo en todo y con el que siempre me he sentido apoyada y más motivada que nunca para emprender cualquier aventura que se nos presente juntos.

¿Recomendarías a los españoles la experiencia de la emigración?

Siempre recomiendo que lo intenten, que se atrevan a salir y probar. La emigración puede no estar hecha para todo el mundo, pero creo que al menos merece la pena vivir la experiencia y poder decidir si seguir adelante o volver a casa. Aunque todo depende al final de los deseos y las circunstancias personales de cada uno. En el caso concreto de querer emigrar a Estados Unidos, lo que más recomiendo es que hay que venir teniendo en cuenta que hay que seguir las estrictas leyes de inmigración con las que nos enfrentamos en este país. Habiendo sido inmigrante en Europa y ahora estando en Estados Unidos, he conseguido romper barreras personales y alcanzar metas que nunca creí que fuese capaz. Así que si yo he podido hacerlo, cualquiera que se lo proponga, estoy segura de que puede conseguirlo. Desde aquí me gustaría mandar mucho ánimo y suerte a todo el que se encuentre debatiendo esta opción.

¿Viajas a España a menudo?

Por desgracia no viajamos mucho a España. El precio de los aviones es elevado y las conexiones con nuestra provincia, Almería, una vez que llegamos a Madrid, alargan y encarecen mucho los trayectos. Y a eso añadimos que aquí, las vacaciones no son tan abundantes como en España y se hace difícil juntar un número mínimo de días para que sea rentable el viaje. Además, por temas de visados, como renovaciones o cambios de estatus, hay periodos en los que no nos recomiendan salir del país, ya que podríamos tener problemas para volver a entrar. Por todo eso, sólo hemos podido conseguir viajar a España una vez en los últimos cuatro años y paradójicamente, fue gracias a que teníamos que volver a pasar la entrevista para un nuevo visado.

¿Has conocido a más españoles en Boston?

He tenido la suerte de llegar a una ciudad en la que aunque no somos muchos españoles, antes de llegar yo, ya había una lista de correo que nos ponía en contacto a todos los españoles que vivimos por esta zona. Además, nada más llegar comencé a escribir "A mis 30 por Boston", y al poco empecé a recibir correos electrónicos en los que me preguntaban dudas o simplemente me proponían quedar para hablar español y tomar algo. Así que he tenido la suerte de ir conociendo a muchos españoles durante estos años y ese ha sido el mayor beneficio que he conseguido con el blog. La mayoría de españoles que yo personalmente me he encontrado aquí se dividen en dos grandes grupos. Los investigadores o profesores universitarios que vienen a los hospitales o prestigiosas universidades de Massachusetts, que suelen venir por periodos cortos, desde meses a un par de años y muchos de ellos gracias a becas españolas. Y los que vienen a trabajar para un conocido banco español, que tiene una filial con sede en Boston y normalmente son profesionales del ámbito tecnológico. Nosotros nos encontramos fuera de estos dos grandes grupos, junto con otros profesiones que han llegado aquí contratados por empresas americanas. También aunque menos, he conocido a algunos que han llegado por motivos familiares, al casarse con ciudadanos americanos. Los complicados baremos a la que nos tenemos que enfrentar para conseguir los visados que nos permiten residir y trabajar en este país, hacen que aquí la mayoría de los españoles ya lleguen con unas condiciones de vida aceptables y con puestos de trabajo para personal altamente cualificado y bien valorado en el país.

¿Has encontrado alguna dificultad especial?

Las dificultades cuando llegas a un país totalmente desconocido son habituales, lo que hay que hacer es llegar siendo consciente de que se van a presentar e intentar estar preparado para ir superándolas. Una vez que consigues tener eso claro, ya se convierten primero en retos, una vez superadas en motivos de satisfacción y finalmente pasan a ser anécdotas. Personalmente, las más complicadas han sido y continúan siéndolo ahora, las relativas al proceso legal inmigratorio tan complejo que tiene este país. No sé si algún día conseguiremos superarlas, pero estamos intentándolo con toda nuestras fuerzas, aunque también estamos preparados para emprender otras aventuras, si no lo conseguimos.
Creo que el haber dado primero el paso a emigrar dentro de Europa, cuando viví en Amsterdam, me ayudó a conseguir hacer este proceso algo más sencillo de lo que podría haber sido. Aunque sobre todo creo que el haber venido por deseo personal y además, llena de ilusiones por haber cumplido un sueño, ha sido la clave para mi adaptación.

Una entrevista de Elías Domingo, Director Adjunto de La Región Internacional.

¿Qué os han parecido mis respuestas?

12 comentarios :

  1. Muy chula la entrevista y si nosotros somos del grupo tecnológico los dos jaja Como te dije en alguna ocasión se barajo la posibilidad de ir a vivir allí, pero al final nos decantamos por England.
    un besito guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ellen!

      Mi marido también pertenece a ese grupo, lo que pasa es que no trabaja para el banco español, él trabaja para una empresa local. Es el único español y europeo en su empresa por ahora...

      Bueno... nunca se sabe las vueltas de la vida, quizás ese no fue el momento, pero en el futuro sí lo sea. Con esa profesión, en este país hay muchos atractivos en el tema laboral ;)

      Aunque por el momento me alegra saber que estás disfrutando de Inglaterra!!

      Eliminar
  2. Me ha parecido muy interesante la entrevista. Las respuestas son claras y están muy bien argumentadas. Me encanta la filosofía de vida que estás llevando, enriqueciéndote de experiencias en toda su diversidad y haciéndote un persona mucho más rica en sabiduría y de espíritu más libre. Yo pienso que debes aprovechar esta oportunidad para marcar una línea de futuro que te haga crecer como persona. Todo lo que estás viviendo es lo que te vas a llevar y lo que realmente nadie te puede quitar. Disfruta del momento y sigue transmitiendo todas esas experiencias que son muy válidas para los que se aventuren en esa la que ahora es tu ciudad. Espero verte pronto, para darte un abrazo y muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Yo también tengo muchas ganas de veros a todos y de conocer por fin a los dos enanos!!

      Quien nos iba a decir aquél verano que pasaste aquí, que muchos años después sería mi ciudad!! ;)

      Y que yo también visitaría Iznalloz...

      Eliminar
  3. Muy sensata la entrevista tal como define tu personalidad algo de lo que estoy muy orgullosa,pues a pesar del vacio que no me llena nada ni nadie me siento feliz de haberte inculcado la libertad..Te quiero mi hija,besos.

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Es que el abuelo fue el más aventurero de todos!!! ;)

      Eliminar
  5. A veces, cuando vivimos fuera y nos enfrentamos a retos de todo tipo, es cuando más nos damos cuenta del apoyo incondicional de la familia. Lo destaco de entre tus respuestas, también.

    P.S. No entiendo a qué se refiere la foto de la placa del MIT. ¿Cómo funciona? :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una alfombra que había en la puerta de la entrada principal del MIT. ¿Ves que están las huellas de los pies pintadas?? Si te ponías sobre ellas, mirabas al MIT.

      No sé el motivo por el que estaba allí ese día, ni por qué la quitaron luego....

      Eliminar
    2. ¡Ah! Así era temporal... Qué curioso.

      Eliminar
    3. He mirado en google por si hay alguna explicación, pero no encuentro nada...

      Eliminar