domingo, 25 de febrero de 2018

Hoy Brunch: Petit Robert Bistro

Hoy Brunch: Petit Robert Bistro

Salir a hacer brunch en alguno de los restaurantes de la zona, es una tradición que comenzamos cuando nos mudamos a Boston.

Normalmente lo dejamos para los fines de semana en los que no tenemos muchos planes o nos apetece estar en casa tranquilos, aunque no nos importa salir un rato para almorzar, sin tener que desplazarnos mucho.

Solemos aprovechar para dar un paseo por la ciudad o por el barrio y disfrutar de los alrededores tan especiales en los que tenemos la suerte de vivir.

South End, Boston

South End, Boston

South End, Boston

South End, Boston

Así que los fines de semana que no estamos viajando o pasando el día fuera, descubrir nuevas opciones para hacer brunch, es una de nuestras aficiones preferidas.

Por ello, en el blog he ido compartiendo varias entradas individuales sobre restaurantes en los que sirven brunch y algunas rutas de brunch por Cambridge, en las que incluyo varias opciones.

miércoles, 21 de febrero de 2018

Albany, Nueva York

Capitolio de Albany, Nueva York

Todos conocemos la ciudad de Nueva York, probablemente mucho mejor que cualquier otra ciudad de Estados Unidos, ya sea porque la hayamos visitado o incluso sin haber estado ni cerca, ya que la televisión, películas y series se encargan de transportarnos a esta ciudad más veces de las que podamos recordar.

Sin embargo, la que fue una vez capital de Estados Unidos y en la actualidad es una de las ciudades más grandes e importantes del mundo, no es la capital del estado de nombre homónimo en la que se encuentra. Ya que la capital del Estado de Nueva York desde el año 1797 es la ciudad de Albany.

Mucho menos conocida por todos que su vecina del sur, Albany es una ciudad de aproximadamente un millón de habitantes. Nada en comparación con las grandes ciudades de este país, pero tan poco estamos hablando de números insignificantes si la comparamos con ciudades como Valencia o Sevilla.

En este país, algunos estados como el de Massachusetts o el de Rhode Island tienen sus capitales en sus ciudades más pobladas y conocidas, como lo son Boston o Providence, pero otros estados en cambio tienen capitales mucho menos conocidas y el estado de Nueva York no es un caso aislado. ¿Alguien conoce la capital de California, la de Florida, Washington o Nevada? Seguro que sí conocéis ciudades de esos estados, pero probablamente os sorprendería saber que ninguna de ellas es su capital.

Ultimamente y de casualidad he visitado algunas de esas capitales más desconocidas de algunos estados como California o Nevada entre otras y lo que encuentro en común en todas ellas, es que son ciudades aburridas, muy gubernamentales, en las que siempre he terminado huyendo sin ni siquiera explorar demasiado.

Puede que me equivoque y si le diera más tiempo a esas ciudades podría cambiar algo mis primeras impresiones de ellas, pero me temo que no les concederé muchas más oportunidades en un país en el que me queda aún tanto que explorar.

Albany es una ciudad que no está muy lejos de Boston, a sólo unos 270 kilómetros, casi se encuentra a la misma distancia desde la ciudad de Nueva York que desde Boston. Además ya hemos estado muy cerca de allí en varias ocasiones visitando granjas de sirope de arce, en la frontera de Massachusetts, aunque sin cruzar al estado de Nueva York.

jueves, 15 de febrero de 2018

Mi San Valentín 2018


Últimamente para San Valentín solemos cenar en casa, aunque aún recuerdo nuestra primera celebración de esta tradición juntos, la que celebramos en Amsterdam cuando aún vivíamos allí.

Ese año coincidió que tuvimos varias muy buenas noticias que celebrar y nos dimos un super homenaje en un restaurante español en el que todo nos pareció delicioso.

Esa época en la que tomarnos algo en el Starbuck era nuestro capricho de muy vez de vez en cuando y compartiendo uno para los dos.

Nosotros no somos de regalarnos cosas, creo que sólo el primer año nos hicimos regalillos, pero si se trata de celebrar algo que implique comer, la cosa cambia.

Ya sea la Super Bowl, San Valentín o el 4 de Julio, nosotros no desaprovechamos la oportunidad de celebrar, mientras sea con comida, lo que haga falta.

En principio mi intención era como de costumbre, salir a dar una vuelta por las tiendas de Boston y buscar ingredientes o algo para preparar una cena diferente, más especial.

Aunque llevo un par de semanas pachucha y como parece que últimamente todo me ataca a la vez, también he estado un poco resfriada. Esto es algo nuevo porque no me suelo resfriar nunca desde que vivo en Boston. Así que la idea de pasarme el día dando vueltas por la calle, sudando de las caminatas que me pego y con temperaturas bajas, no me parecía muy apropiada este año.

Sobre todo teniendo en cuenta que a finales del año pasado, un resfriado que pillé en San Francisco se me pasó al oído y estuve fatal con infección y tomando antibióticos durante un par de semanas, después de un aterrizaje de avión de película de terror por el dolor tan intenso. ¡¡No viajéis con dolor de oídos nunca en avión!!!

Este año, con este panorama, pensé que quizás era la oportunidad perfecta para hacer una reserva en algún restaurante y probar algo nuevo. Miré algunas opciones de menús que estaban ofertando los restaurantes de Cambridge y Boston para esta noche y las descarté todas. Más o menos rondaban por persona y sin bebidas, ni tasas, ni propinas los más de $100. Y aunque ya no tenemos necesidad de compartir una bebida del Starbuck, que ahora con los programas de rewards hasta nos regalan alguna de vez en cuando, pero pagar eso por una cena es demasiado.

Aún así seguía con la idea de hacer algo diferente y el siguiente plan fue comprar algo de comida de alguno de nuestros restaurantes preferidos y comer en casa tranquilos.

domingo, 11 de febrero de 2018

Road Trip: Boston-Cataratas del Niágara-Toronto

Road Trip: Boston-Cataratas del Niágara-Toronto

Una de los viajes casi obligatorios para los que vivimos en Boston, es el de la visita a las Cataratas del Niágara.

Vivir en Boston tiene muchas ventajas y entre ellas está su ubicación, ya que se encuentra a una distancia estupenda para poder realizar muchos viajes por carretera con opciones muy variadas. Así que cada vez que viene la familia a visitarnos, aprovechamos para hacer alguno de esos viajes por carretera.

Las Cataratas del Niágara era uno de los destinos señalados a los que soñábamos visitar desde España y al venirnos a vivir a Boston, la oportunidad estaba mucho más cercana. Sin embargo, me pareció curioso escuchar opiniones menos favorables por aquí, sobre este destino turístico tan popular.

Cuando hablábamos sobre las Cataratas del Niágara con otras personas que ya habían estado, siempre escuchábamos algunos comentarios comunes como que estaban sobrevaloradas o que realmente es una visita que defrauda mucho.

Cataratas del Niágara, Estados Unidos

Nosotros de todas formas decidimos hacer el viaje en coche, para poder parar por el camino y viajar a nuestro ritmo. Así podíamos dedicar el tiempo que nos pareciese necesario a cada destino, sin mucho planificado, pero con opciones desde el principio. Y sobre todo con la libertad que te da el tener coche y poder desplazarte sin muchos problemas.

Nos pareció buena idea hacer un viaje con varias paradas, más pausado y la vuelta, cuando ya estuviésemos más cansados, directamente a Boston desde Toronto.

Una vez en las Cataratas y ya en el lado canadiense, no podíamos quedarnos sin conocer Toronto, la primera gran ciudad de Canadá que íbamos a visitar.

Al igual que de las Cataratas, también habíamos escuchado malas opiniones de Toronto. Nos decían que era una ciudad muy fea, con poco interés turístico, que no merecía la pena ir hasta allí...

Personalmente este fue un viaje que me gustó mucho, para nada me arrepentí de haber elegido este destino, es más, no me importaría repetir y aunque las Cataratas quizás una vez que las ves ya no tienen mucho más, Toronto me faltó tiempo para explorarlo mejor y también esa zona en general.

lunes, 5 de febrero de 2018

Super Bowl LII: New England Patriots

Super Bowl LII: Prudential NOT DONE

Ayer volvimos a vivir otra Super Bowl más en Estados Unidos y en esta ocasión también la disputaban los New England Patriots.

Este evento está considerado como uno de los acontecimientos sociales más importantes de Estados Unidos y muchas familias, amigos y hasta compañeros de trabajo se reúnen para ver el partido juntos.

Durante estas reuniones, lo normal es comer y beber una cantidad de comida desmesurada, además todo lo típico suele ser comida rápida o aperitivos nada saludables.

Se supone que es el segundo día del año en el que se consume más cantidad de comida y bebidas en Estados Unidos, por detrás de Acción de Gracias. Aunque yo hasta ahora nunca había tenido problemas para aparcar el coche en el supermercado, hasta este sábado y pocas veces lo he visto con las estanterías tan vacías.

Eso suele suceder normalmente cuando anuncian una tormenta del año en Boston, pero no lo había visto antes así de vacío, ni por Acción de Gracias.

Por cierto, me sorprendió bastante que la zona que más habían arrasado fuese la de las verduras, supongo que era la que menos estaban reponiendo y por eso las estanterías vacías eran tan evidentes.

Nosotros decidimos quedarnos en casa, ya que por varios motivos no me apetece mucho ver este partido en los bares y menos si lo juegan el equipo local. Además, el tiempo no suele acompañar los domingos de la Super Bowl en Boston y si hace unos años tuvimos una tormenta de nieve, Juno, este año no ha parado de llover.