domingo, 11 de febrero de 2018

Road Trip: Boston-Cataratas del Niágara-Toronto

Road Trip: Boston-Cataratas del Niágara-Toronto

Una de los viajes casi obligatorios para los que vivimos en Boston, es el de la visita a las Cataratas del Niágara.

Vivir en Boston tiene muchas ventajas y entre ellas está su ubicación, ya que se encuentra a una distancia estupenda para poder realizar muchos viajes por carretera con opciones muy variadas. Así que cada vez que viene la familia a visitarnos, aprovechamos para hacer alguno de esos viajes por carretera.

Las Cataratas del Niágara era uno de los destinos señalados a los que soñábamos visitar desde España y al venirnos a vivir a Boston, la oportunidad estaba mucho más cercana. Sin embargo, me pareció curioso escuchar opiniones menos favorables por aquí, sobre este destino turístico tan popular.

Cuando hablábamos sobre las Cataratas del Niágara con otras personas que ya habían estado, siempre escuchábamos algunos comentarios comunes como que estaban sobrevaloradas o que realmente es una visita que defrauda mucho.

Cataratas del Niágara, Estados Unidos

Nosotros de todas formas decidimos hacer el viaje en coche, para poder parar por el camino y viajar a nuestro ritmo. Así podíamos dedicar el tiempo que nos pareciese necesario a cada destino, sin mucho planificado, pero con opciones desde el principio. Y sobre todo con la libertad que te da el tener coche y poder desplazarte sin muchos problemas.

Nos pareció buena idea hacer un viaje con varias paradas, más pausado y la vuelta, cuando ya estuviésemos más cansados, directamente a Boston desde Toronto.

Una vez en las Cataratas y ya en el lado canadiense, no podíamos quedarnos sin conocer Toronto, la primera gran ciudad de Canadá que íbamos a visitar.

Al igual que de las Cataratas, también habíamos escuchado malas opiniones de Toronto. Nos decían que era una ciudad muy fea, con poco interés turístico, que no merecía la pena ir hasta allí...

Personalmente este fue un viaje que me gustó mucho, para nada me arrepentí de haber elegido este destino, es más, no me importaría repetir y aunque las Cataratas quizás una vez que las ves ya no tienen mucho más, Toronto me faltó tiempo para explorarlo mejor y también esa zona en general.

Seguro que volveré, pero de momento os cuento este viaje por carretera desde Boston hasta Toronto, con la parada principal en las Cataratas del Niágara. Especificando cada una de las otras paradas que hicimos, toda la información que recuerdo, mis opiniones personales y cientos de fotos. Todo lo que os pueda orientar algo si vais a planear visitar este destino o ayudar a viajar hasta allí desde casa, a través de la pantalla de vuestro ordenador.

Nosotros hicimos este viaje a finales de junio, en verano, pero aún no era temporada alta. Salimos temprano desde Boston en coche, con la primera parada ya en el GPS, Shelburne Falls.

Shelburne Falls es un pequeño pueblecito pintoresco del oeste de Massachusetts, localizado a poco más de dos horas en coche desde Boston.

No era la primera vez que nosotros visitábamos este pueblecito, pero las veces anteriores habíamos ido durante la temporada del jarabe de arce y teníamos ganas de ver el pueblo en alguna estación más cálida.

El principal motivo de este requisito climatológico, no es otro que el poder disfrutar de una de sus atracciones turísticas más conocidas y que sólo está abierta desde abril a octubre, el Bridge of Flowers 

Bridge of Flowers en Shelburne Falls, Massachusetts

Bridge of Flowers en Shelburne Falls, Massachusetts

Es muy probable que no os suene para nada Shelburne Falls, incluso a los que vivís por aquí, pero quizás hayáis visto alguna de las películas que se han rodado allí en los últimos años.

Como "Labor Day", que se rodó en este pequeño pueblo en el año 2012 y está protagonizada por Kate Winslet o "The Judge", otra película que se rodó aquí, aunque en la ficción se tratase de un pueblo de Indiana y está protagonizada por actores conocidos como Robert Downey Jr. y Leighton Meester.

Pensamos que era el lugar ideal para hacer una parada, estirar las piernas y comer algo por allí, antes de volver a parar otra vez en el segundo destino del día, a otras dos horas más de coche, Albany, ya en el estado de Nueva York.

Cuando llegamos no vimos mucha vida por allí y el famoso Sugar House al que habíamos ido anteriormente, estaba cerrado por estar fuera de temporada, además era miércoles y ese pueblo tiene  pinta de estar más animado durante los fines de semana.

Dimos un breve paseo por la calle principal del pueblo y llegamos hasta el puente de las flores.

Bridge of Flowers en el Río Deerfield, Shelburne Falls

Este puente construido en 1908 se usaba para transportar en un tranvía las mercancías al ferrocarril que pasaba por otro puente cercano. Mantuvo esa función hasta que el ferrocarril se dejó de usar en 1927.

Un par de años después, en 1929, cuando el puente se encontraba abandonado, una de las vecinas tuvo la idea de convertirlo en un jardín. Desde entonces es el club de mujeres de este pueblo el que se encarga de su mantenimiento y conservación.

Bridge of Flowers en el Río Deerfield, Shelburne Falls

El puente en sí no es nada especial, aunque el paisaje que lo rodea es bonito y al menos yo, disfruto sólo con parar unos minutos y ver pasar el agua del río Deerfield River.

Larkspur o Espuela de Caballero en el Puente de las Flores de Shelburne Falls

Lo significativo de este puente y lo que lo hace único a nivel mundial es su jardín, con más de 500 variedades diferentes de flores. Para saber que flores podéis encontrar según la época en la que vayáis, podéis visitar su web oficial:

🌺  https://www.bridgeofflowersmass.org/on-the-bridge

Larkspur o Espuela de Caballero en el Puente de las Flores de Shelburne Falls

Aquilegia-Colombina en el Puente de las Flores de Shelburne Falls

Lírio de Día en el Puente de las Flores de Shelburne Falls

Puente de las Flores de Shelburne Falls

Para almorzar no vimos muchas opciones y nos fuimos al restaurante de un hotel de la zona que nos pillaba de camino y así también hacíamos un poco más de tiempo porque aún era pronto.

📍  Se trata de Gala Restaurant & Bar, un sitio bonito y no muy caro en el que pudimos comer rápido y tranquilos.

Gala Restaurant & Bar
at Orchards Hotel
222 Adams Rd
Williamstown, MA

Pedimos unos sandwiches de pulled pork por $13 cada uno. 

Sandwiche de Pulled Pork en el Restaurante Gala

Después de comer volvimos a la carretera con dirección hacía Albany, donde paramos a dar una vuelta y tomarnos un café.

Capitolio de Nueva York, Albany

Albany es la capital del estado de Nueva York, aunque la mayoría de la gente ni la conozca o sólo le suene de pasada. Yo tenía curiosidad por conocerla, pero no tanto como para ir hasta allí sólo para visitarla, así que esta era la ocasión perfecta para realizar una pequeña parada y poder quedarme con una primera impresión de la capital del estado vecino.

The Egg en el Empire State Plaza de Albany

Albany se encuentra a casi idéntica distancia desde Boston que desde New York City, aproximadamente a unas dos horas y cuarenta y cinco minutos en coche, aunque nosotros elegimos una segunda ruta un poco más larga.

Llegamos a Albany temprano, a primera hora de la tarde, pero parecía una ciudad fantasma. Aparcamos en el centro sin mucho problema, aunque en las calles había coches aparcados, lo que no había era personas, no nos cruzamos con apenas nadie.

SUNY System Administration Building, D&H Plaza en Albany.

No estuvimos mucho por allí, dimos un paseo rápido, nos tomamos algo y nos fuimos, pero hice varias fotos de sus edificios, así que le voy a dedicar una entrada individual para poder enseñaros los edificios que más llamaron mi atención de la capital de Nueva York.

🌇 Albany, Nueva York

Desde allí continuamos el camino con intención de no volver a parar más a explorar. Sólo para cenar algo rápido en algún restaurante de carretera y luego seguir todo lo que pudiésemos hasta algún hotel donde parar a dormir.

No llevábamos nada reservado, así que todo lo que nos diese tiempo avanzar esa noche era tiempo ganado para estar al día siguiente en las cataratas temprano y aprovechar todo el día en la parte americana antes de cruzar a la canadiense, donde sí que teníamos reservada una noche de hotel.

Antes de las 9 de la mañana ya estábamos en Niagara Falls y para nuestra sorpresa casi que éramos los únicos, así que ningún problema para encontrar aparcamiento, aunque eso sí, todo de pago. Primero dimos una vuelta para ver si había posibilidad de aparcar sin pagar y no nos convenció mucho nada de los que vimos, así que miramos precios y lo dejamos en el sitio más barato que total estaba al lado y tan poco era mucho.

Niagara Falls State Park, Estados Unidos

Dimos una vuelta por allí para reconocer un poco el terreno y decidir que atracciones nos interesaban más.

Señales en el Niagara Falls State Park, Estados Unidos

Como también hice muchísimas fotos y para que no se haga eterna esta entrada, os cuento más sobre nuestra visita a Niagara Falls State Park si pincháis en el siguiente enlace:

💦  Cataratas del Niágara: Estados Unidos

Maid Of The Mist, Niagara Falls State Park

Cuando nos cansamos de estar por allí, decidimos pasar al otro lado, al que todo el mundo recomienda ir, al lado canadiense de las Cataratas del Niágara.

No encontramos muchas opciones para comer en el lado americano y al otro lado parecía que había mucha más variedad, así que decidimos cruzar a comer allí.

Cruzamos un puente, el Rainbow Bridge, en el que estaba la frontera. Pensábamos que igual habría algo de cola y nos tocaría esperar un rato, pero sólo tuvimos un par de coches delante nuestra y no tardaron mucho con ellos. No nos pusieron ningún problema para salir de Estados Unidos, pero curiosamente tampoco para entrar a Canadá. Nos pidieron los pasaportes, nos preguntaron cuantos días íbamos a estar en el país y dónde íbamos a ir y eso fue todo.

Rainbow Bridge: Frontera entre Estados Unidos y Canadá

En pocos metros ya estábamos por primera vez en nuestras vidas en Canadá y lo primero que hicimos fue buscar el hotel en el que teníamos la reserva para esa noche. Al ser finales de junio y como había escuchado que todo allí eran colas y más colas, pues esa noche sí que la llevaba ya reservada desde hacía tiempo.

En realidad nosotros no nos encontramos con colas, menos en el lado americano que en el canadiense que estaba más animado, aunque allí había muchos hoteles y no creo que estuviesen llenos, ni medio llenos. Es más, casi todos con los que nos cruzábamos por allí, eran grupos de gente mayor. También es verdad que era jueves y el viernes se empezó a animar un poco más la cosa, pero tampoco nada del otro mundo.

Cataratas del Niágara, Canadá

Nuestro hotel estaba al final de todo, al principio pensé que quizás me había equivocado reservándolo. Claro, hice la reserva por Groupon y el precio estaba tirado, algo de truco debía de haber.

Pero en realidad cuando llegamos se me quitó ese nudo en el estómago y me alegré de haber conseguido esa ganga.

El hotel es el Niagara Falls Marriott on the Falls y se encuentra a unos dos kilómetros y medio desde el puente de la frontera, el Rainbow Bridge. En coche son menos de 10 minutos, aunque andando son unos 45 minutos. Una vez allí es mejor dejar el coche en el parking del hotel y moverse andando, pero los 45 minutos son un paseo que de todas formas hay que hacer para poder ver las cataratas, así que no es un inconveniente para nada.

Niagara Falls Marriott on the Falls, Canadá

El hotel está en primera línea y justo en frente de uno de los puntos más señalados e impresionantes de las Cataratas del Niagara, la cascada Horseshoe Falls.

Horseshoe Falls, Canadá

También os cuento más sobre el hotel y la zona de Niagara Parks, como se conoce al lado canadiense de las Cataras del Niágara para diferenciarlas de Niagara Falls State Park, el lado estadounidense, en una entrada individual.

Podéis encontrar esa entrada pinchando en el siguiente enlace:

💦  Cataratas del Niágara: Canadá

Allí sólo pasamos una noche y para nosotros fue suficiente, así que al día siguiente y después de desayunar, nos fuimos con dirección a Toronto, pero antes teníamos que parar en una pequeña población con encanto, Niagara-on-the-Lake.

No teníamos prisa, aunque tampoco queríamos llegar muy tarde a Toronto, donde teníamos reservado un pequeño apartamento para pasar el fin de semana. Así que pasamos la mañana paseando por las calles del centro del pueblo, viendo los escaparates de sus tiendecitas, nos tomamos un café a media mañana en una de sus cafeterías, dimos un paseo por sus fuertes y almorzamos antes de salir finalmente hacía Toronto.

Niagara-on-the-Lake, Canadá

Niagara-on-the-Lake se encuentra a unos escasos 30 minutos en coche desde la cataratas, aunque este pequeño pueblo también es muy turístico, es muy diferente a lo que encontramos en las Cataratas del Niágara.

Fuente con Escultura de George Bernard Shaw en Niagara-on-the-Lake, Canadá

Fuente con Escultura de George Bernard Shaw en Niagara-on-the-Lake, Canadá

Su encanto principalmente se debe a sus edificios de arquitectura colonial, a su localización a orillas del Lago Ontario y a los emplazamientos militares que se construyeron allí durante las batallas entre los británicos y los estadounidenses, especialmente el Fuerte George.

También a sus viñedos y vinos, aunque nosotros no los visitamos, ni siquiera paramos en ninguno de ellos.

El Fuerte George, fue construido entre los años 1796 y 1799, aunque en la actualidad sólo el almacén en el que se guardaban las armas y municiones es original, el resto es una reconstrucción realizada entre los años 1937 y 1940.

Fuerte George en Niagara-on-the-Lake, Canadá

Cañón del Fuerte George en Niagara-on-the-Lake, Canadá

Este fuerte fue bombardeado y capturado por los estadounidenses en mayo de 1813, aunque en diciembre de ese mismo año volvió a estar bajo el control de los británicos para finalmente ser abandonado en ruinas en 1815.

Bandera Británica del Fuerte George en Niagara-on-the-Lake, Canadá

Desde allí se puede ver el otro fuerte, el Fuerte Niágara, que se encuentra al otro lado del río Niágara, en el lado estadounidense.

Fuerte Niágara, Estados Unidos

Fuerte Niágara, Estados Unidos

Bandera de Estados Unidos en el Fuerte Niágara

Otro de los puntos históricos de esta población es el The Memorial Clock Tower, también conocido como Cenotaph, que se traduce al español como Cenotafio. 

The Memorial Clock Tower, Niagara-on-the-Lake

Esta torre con un reloj fue construida en el centro de la ciudad en el año 1922, como monumento conmemorativo dedicado a los vecinos que perdieron su vida en la Primera Guerra Mundial.

The Memorial Clock Tower, Niagara-on-the-Lake

Entre sus edificios me llamó la atención un bonito hotel de estilo victoriano, el Prince of Wales Hotel que fue construido en el año 1864.

Prince of Wales Hotel, Niagara-on-the-Lake

Este hotel ha tenido diferentes nombres, aunque finalmente fue nombrado Prince of Wales en honor al rey Jorge V durante una visita cuando aún era príncipe en el año 1901. Años después, la reina Isabel de Inglaterra, también se alojaría en este hotel.

Y si al principio de esta entrada nombraba un par de películas que se habían rodado en el pequeño pueblecito de Massachusetts en el que hicimos nuestra primera parada, ahora toca nombrar otras que se rodaron en este otro pueblecito pintoresco, al otro lado de la frontera, en el lado canadiense.

Entre otras se encuentran:

"Amelia", aquí se rodaron algunas escenas de la película sobre la famosa aviadora Amelia Earhart que protagonizó Hilary Swank junto con otros famosos actores como Richard GereEwan McGregor.

"Atrapados en el Paraíso" es otra película que se rodó en esta población, una comedia navideña protagonizada por Nicolas Cage.

Y después de esta breve visita, nos dirigimos hacía Toronto. Como hay unos 130 kilómetros de distancia, tardamos en llegar poco más de una hora y media en coche.

Torre CN, Toronto

Allí pasamos sólo el fin de semana, que no nos dio para mucho porque encima no nos paró de llover y sólo pudimos aprovechar el resto de la tarde del viernes sin lluvia.

Skyline de Toronto al Atardecer, Canadá

El sábado y el domingo vimos lo que pudimos de Toronto, aunque me quedé con ganas de volver y terminar de explorar la ciudad con mejor tiempo y más calma.

Escultura Corazón en el Historic Distillery District de Toronto

Hasta el momento no ha podido ser, excepto por una breve parada en su aeropuerto, pero os cuento ese fin de semana en Toronto en una entrada individual que podéis leer pinchando en el siguiente enlace:

🔔  Enlace Próximamente Aquí 

La vuelta a Boston fue directamente desde Toronto, pasamos otra vez por las Cataratas del Niágara y volvimos a cruzar por la misma frontera. Esta vez había algo más de cola, pero apenas tuvimos que esperar unos minutos.

Para volver a entrar a Estados Unidos tuvimos que enseñar los pasaportes y responder algunas preguntas, nada comparado con la entrada por el aeropuerto, pero del estilo. En nuestro caso nosotros enseñamos nuestras visas y las ESTAS de mi familia y explicamos que habíamos ido con la familia de viaje unos días desde Boston, donde vivimos nosotros, y que ellos regresaban en unos días a España y eso fue todo.

Se suponía que el resto del camino iba a ser sin paradas de exploración y que llegaríamos en algo más de 8 horas al ir directos y por el camino más corto.

De alguna manera que todavía no consigo entender, "alguien" que iba durmiendo atrás, vio Waterloo Premium Outlets y tuvimos que parar a pesar de que ya le advertí de que había lo mismo que en los outlets de Kittery y de Wrentham, a los que ya los había llevado. Al final salieron con más bolsas, menos mal que viajaron con las maletas llenas de cosas para mí y sin nada más que llevarse de vuelta a España, excepto lo que compraron aquí 😁

Ya que habíamos parado decidimos comer y encontramos un bar de carretera muy recomendable y barato, Magee Country Diner.

📍  Su dirección es:

1303 NY-414, 
Waterloo, NY 13165

Lo que no consigo es encontrar algunas de las fotos de las comidas de este viaje... me parece raro pensar que no hice, pero no están con el resto 😕

Y este es el resumen de nuestro viaje por carretera desde Boston hasta las Cataratas del Niágara y Toronto que tanto se ha hecho esperar.

En cuanto termine las cuatro entradas individuales que voy a dedicar a este viaje, comienzo con otro viaje por carretera que hicimos poco después también a Canadá, aunque a otras dos ciudades de este país.

Seguro que adivináis el próximo destino virtual al que os llevaré a través del blog... pero si no, prometo que ya no tardaréis en descubrirlo.

¿Habéis visitado las Cataratas del Niágara? ¿Es un destino al que tenéis intención de ir? ¿Conocéis Toronto? ¿Qué os pareció esta ciudad canadiense? ¿Alguna recomendación turística o gastronómica que no deba perderme en mi próxima visita?

¡No olvidéis dejarme vuestras sugerencias, observaciones o cualquier opinión en los comentarios!


No hay comentarios :

Publicar un comentario