sábado, 21 de enero de 2017

Spencer Peirce Little Farm House & Old Newbury Bonfire 2017

Old Newbury Bonfire 2017

El año pasado descubrimos un nuevo evento, en el que se celebra con una gran hoguera de árboles de Navidad, el aniversario de la compra de Newbury.

Este pretexto para una celebración nunca lo había oído antes en España, pero si aquí, la compra original de una ciudad, sea lo que sea lo que eso implique, es motivo para hacer una hoguera, yo no voy a argumentar absolutamente nada.

Old Newbury Bonfire 2017

Además de que todo está destinado a recaudar fondos para los voluntarios del departamento de bomberos y el entretenimiento de la comunidad de la zona.

Pinchando en el siguiente enlace podéis ver la entrada que escribí sobre este evento:

🔥  Hogueras Americanas: Old Newbury Bonfire

El año pasado nos gustó tanto la experiencia, que este año hemos vuelto a repetir la visita a Newbury para volver a asistir a esta hoguera.

Ha habido algunas diferencias entre las dos visitas, así que os cuento un poco de nuestra vivencia de este año en la Old Newbury Bonfire.

Old Newbury Bonfire 2017

Para comenzar este año fuimos acompañados por un grupo de amigos. Como consecuencia aunque llevé la cámara de fotos, estuve más pendiente a charlar con ellos, que de la cámara, que al final ni la saqué de la mochila.

Hice algunas fotos y también vídeos, algunos de ellos ya los compartí en directo a través de la cuenta del blog en Instagram. Si todavía no la seguís, la podéis encontrar buscando:

amelia_amis30porboston

Al llegar, comenzamos haciendo la visita guiada por la granja histórica, Spencer Peirce Little Farm House.

Roger Spencer Peirce Little Farm House

Normalmente esta propiedad histórica ofrece tours con un coste de $8 por adulto y $4 para los estudiantes, pero a nosotros no nos pidieron nada. Por lo que ese día, supongo, que ya va incluido en el precio del parking.

El tour lo realizan tres voluntarios. Nosotros comenzamos nuestro tour por el final de la historia, la parte más actual de la propiedad.

Un "cortijo" que se encuentra junto a la casa señorial. Bueno, no sé si cortijo sería la traducción más adecuada para farmhouse... que literalmente significa la casa de la granja.

En esta zona nuestro guía, un encantador voluntario jubilado, nos contó con entusiasmo todo lo que sabía sobre la casa y la familia que vivió allí y su historia, además de responder a nuestras preguntas.

Durante la mayor parte del siglo XX allí vivió una familia de inmigrantes de Lituania. Un matrimonio y sus tres hijas.

Spencer Peirce Little Farm House

Esta zona fue construida alrededor del 1800 y usada como residencia de los sirvientes o los trabajadores de la granja, hasta que el propietario contrató a Jacob Stekionis, el inmigrante lituano. Éste volvió a su país y se casó, para después volver a la granja junto a su mujer. Tras la muerte del propietario, la familia continúo viviendo y trabajando en la granja hasta que murieron.

Spencer Peirce Little Farm House

Como anécdota, el guía nos contó que Jacob murió mientras se encontraba trabajando en la granja a la edad de 89 años.

La decoración de la casa es de principios de los años 80 y nosotros nos lo creemos porque el frigorífico era exactamente igual que el que nosotros teníamos hasta febrero del año pasado. ¿Algunos os acordáis del jaleo que tuvimos con el frigo, verdad?

Spencer Peirce Little Farm House

Spencer Peirce Little Farm House

El guía nos dijo que la parte de arriba no se encontraba en buenas condiciones para ser visitada, así que sólo vimos la primera planta y luego nos acompañó a la siguiente zona en la que se encontraba otra guía.

Esta zona era la cocina de la familia Little, una familia de descendencia irlandesa que vivió desde el 1851 en la casa junto a algunos empleados.

Spencer Peirce Little Farm House

Spencer Peirce Little Farm House

📹 vídeo

video


En ese año, Edward Little, un descendiente de uno de los primeros habitantes de Newbury, alquiló la granja que llevaba varios años siendo alquilada a múltiples inquilinos. En el año 1861, diez años después, pudo comprarla definitivamente. Siendo en total 135 años los que esta familia vivió en la propiedad, hasta que los últimos dos miembros de la familia Little, Agnes y Amelia Little la traspasaron en 1971 a la Historic New England.

Spencer Peirce Little Farm House

Las dos primas siguieron viviendo en la casa hasta la muerte de ambas, Amelia fue la última en morir en 1986.

La Historic New England comenzó entonces con las renovaciones para convertir la casa en un museo. Abrieron las puertas por primera vez en 1992, tan sólo un año antes de la muerte de la viuda de Jacob, el inmigrante de Lituania, que continúo viviendo en la casa adyacente hasta ese mismo momento.

Después pasamos a la parte de la sala de estar, en la que nos recibe otra guía que nos sigue contando la historia de la casa y de las familias que allí vivieron.

Spencer Peirce Little Farm House

Spencer Peirce Little Farm House

En esta sala encontramos un álbum de fotos que perteneció a la familia y muchos juguetes o artículos de entretenimiento de la época.

Y la última parte de la casa, es el comedor. Este se encuentra en la parte de la casa que es de madera. Fue construido por Offin Boardman, ya que las casas de piedra tenían fama de ser malas para la salud y además, ellos querían un estilo más acorde con las modas de la época en la zona.

La familia lo usó con frecuencia como salón para celebrar reuniones, tomar el té o celebrar fiestas con sus amigos de la alta sociedad de Newburyport. Tenía una capacidad para unos 45 invitados.

Allí se exponen varias piezas de vajillas de la época, que fueron extraídas por los estudiantes de la Universidad de Boston durante una excavación, que ayudó a recaudar mucha información sobre las familias que vivieron en la casa, especialmente sobre los Boardman y su estilo de vida.

Spencer Peirce Little Farm House

Curiosamente, estas piezas fueron descubiertas en la zona en la que se encontraba el retrete, ya que cuando se rompían, las solían arrojar allí. Así que todas las que se exhiben en esta sala, fueron desenterradas por los arqueólogos y reconstruidas pieza a pieza. Entre ellas, se encuentran sets de té, copas de cristal, botellas de vino inglés y porcelana exportada desde China.

Spencer Peirce Little Farm House

Los propietarios de la casa fueron muchos más, y de hecho, si nos fijamos en el nombre de la granja, podemos hacernos una idea de algunos de ellos y por orden cronológico, Spencer Peirce Little Farm House.

Spencer fue el primer propietario. En 1635 se le concedieron unos terrenos, entre los que se encuentran las mayor parte de la granja, como parte de la asignación de tierras a los nuevos colonos. Le dejó las tierras a su sobrino mientras se marchó a Inglaterra con la intención de volver, pero murió allí y su sobrino se las vendió en 1951 a Daniel Peirce.

Daniel Peirce Sr. había llegado a Newbury años antes desde Watertown, durante los años que la granja estuvo en su posesión, ésta ganó valor. A su muerte, se la dejó a su hijo, el Colonel Daniel Peirce, quien construyó la casa señorial en 1690.

La construyó en piedra y ladrillo, algo inusual en la época y en una zona en la que se construían todas las casas de madera.

Al morir el coronel, también se la dejó a su hijo, permaneciendo en la familia Peirce hasta el año 1778, cuando los descendientes de la familia, la vendieron a un rico comerciante de Newburyport llamado Nathaniel Tracy.

En ese periodo de tiempo la casa sirvió como casa de campo para las ricas familias de Newburyport.

A la muerte de Tracy, que vivió con problemas financieros sus últimos años en la propiedad, su viuda la vendió a Offin Boardman.

Boardman, como ya he comentado, fue el que construyó la parte de madera de la casa en la que se encuentra el comedor, además y entre otras mejoras, también fue el que construyó la casa de la granja adyacente en la que posteriormente vivieron la familia de inmigrantes de Lituania.

Murió en 1812 tras caer en quiebra económica el año anterior, por lo que la propiedad fue subastada ese mismo año.

John Pettingell la compró en la subasta y la mantuvo como casa de verano, alquilando la granja hasta su muerte en 1827. Sus herederos, utilizaron la propiedad para ganar dinero con su alquiler, hasta que la alquilaron finalmente a Edward Little en el año 1851.

Y a partir de ahí ya os conocéis el resto de la historia.

Después de la visita de los edificios, nuestro siguiente paso fue acercarnos a los animales que allí se encuentran.

Animales de granja en la Spencer Peirce Little Farm House

Desde el 2003 un grupo de animales de granja que provienen de una organización, el MSPCA-Angell, que se dedica a velar por los derechos y el cuidado de los animales desde su fundación, en el 1868.

Para saber más sobre esta histórica organización, en la que se pueden adoptar animales o hacer algún voluntariado, entre otras cosas, podéis pinchar en el siguiente enlace:

🐑  https://www.mspca.org

El burro, Roger, es uno de los protagonistas del grupo.

Burro Roger en la Spencer Peirce Little Farm House

Burro Roger en la Spencer Peirce Little Farm House

Aunque también lo son el resto, como la yegua, Sukey, los cerdos o las ovejas y cabras. Por cierto, entre las ovejas hay algunas de raza merina.

El país de origen de esta raza de ovejas es España, aunque en la actualidad, es probablemente la raza ovina más común en el mundo.

En el siguiente enlace, podéis ver el nombre y la raza, junto con un poco más de información, sobre los animales de esta granja.

🐖  http://www.historicnewengland.org/animals-at-the-spencer-peirce-little-farm

📹  Algunos vídeos de los animales

video

video

video

Cuando ya se iba acercando la hora del encendido de la hoguera, nos entretuvimos un rato por la zona en la que se encontraban la comida y las otras actividades.

Al igual que el año pasado, este año también estaban realizando una escultura de hielo. Olvidé volver para verla terminada, así que tendréis que adivinar que figura estaba esculpiendo con la sierra eléctrica.

📹 vídeo

video

En cuanto al tiempo, ha acompañado mucho más este año, ya que el año pasado no paró de llover, aunque ha hecho frío. Fuimos muy bien abrigados y aún así, el frío hacía incómodo estar en la calle por la noche.

Una vez encendieron la hoguera, se estaba mucho mejor, pero sólo si permanecíamos cerca de las llamas y este año, aunque no hacía viento, había como una especie de remolino en el aire con humo y chispas al rojo vivo que iban cayendo sobre la gente.

Old Newbury Bonfire 2017

Era precioso y todos lo miraban con admiración, pero también era algo peligroso.

📹 vídeo

video

Me resultó curioso que aunque algunos de los amigos con los que fuimos, estaban realmente preocupados por su seguridad y su ropa, este hecho no impidió que muchos padres colocaran a sus niños pequeños en primera fila. Aquí parece que nada les impide hacerles fotos a sus pequeños aunque eso suponga que les caiga fuego, literalmente, encima.

Old Newbury Bonfire 2017

Otro de los cambios ha sido la subida en el precio del parking. Una subida considerable, ya que de $5 por coche que costaba el año anterior, ha pasado a valer $10.

Esta medida se ha notado en el número de coches, creo que esta subida animó a muchos vecinos a dar un paseo y dejar los coches en casa.

También ha habido algunos cambios en las actividades, este año no ha realizado los paseos en el carro de caballos y tampoco los bomberos han hecho la demostración, o al menos nosotros no la hemos visto.

Sí han vuelto a hacer la subasta para recaudar dinero, aunque el año pasado lo más interesante fue cuando subastaron el encendido del árbol.

Ya os conté lo que pasó el año pasado respecto a este tema, fue muy divertido, aunque supongo que no resultó tan divertido para el pobre que pagó por encenderla...

Este año la han encendido por varios puntos al mismo tiempo y al no estar mojado, ni lloviendo, ha prendido muy rápido todo.

📹 vídeos

video

video

En cuanto a los puestos de comida que había, muchos eran los mismo que el año anterior. Había más opciones para comer barbacoa, pero faltó el del Fried Dough. Justo el que yo estaba esperando encontrar...

Nosotros este año tampoco decidimos quedarnos a comer allí, aunque ellos probaron el vino caliente. De todas formas fuimos a comer a uno de los restaurantes que tenía un puesto allí, pero así comimos cubiertos y sentados dentro del local.

Como en nuestro grupo había una pareja que vive por la zona, nos recomendaron un sitio que ya conocían, el American Barbecue. Este local se encuentra a unos 15 minutos en coche desde la granja, es grande, con aparcamientos y tiene una decoración divertida.

Cenamos allí y casi nos tienen que echar, fuimos los últimos en salir del restaurante, cuando ya estaban limpiando para cerrar. Pasamos una tarde muy agradable, tanto que olvidé hacer fotos de la comida.

📹 Un último vídeo a cámara lenta

video

¿Qué os ha parecido nuestra actividad del fin de semana?

lunes, 16 de enero de 2017

Desde Almería al MIT (Massachusetts Institute of Technology)

Portada del libro "¿Innovar o Morir? Esa es la Cuestión" de Ramón González. Foto cedida por Ramón González

Este año inauguro esta sección del blog, las colaboraciones, escribiendo sobre otro español que salió de nuestro país con dirección a Boston, y que recientemente ha escrito un libro.

No es la típica entrada para esta sección, pero siempre da gusto compartir las experiencias de otros y estoy segura que os será de interés conocer más sobre el protagonista de esta entrada.

Además es un joven almeriense y tengo que decir que aunque yo no lo conozco en persona, siempre es una alegría saber que hay más jóvenes de nuestra provincia por aquí. Me cuesta encontrar almerienses por Estados Unidos y más por Boston.

Ramón González trabaja en el prestigioso MIT, el Instituto de Tecnología de Massachusetts como asociado postdoctoral en un grupo de robótica.

Museo del MIT en Cambridge

Para los que no conozcáis el MIT, es junto con la Universidad de Harvard una de las universidades más prestigiosas del mundo, especialmente reconocida por su escuela de ingeniería. Ambas universidades están en Cambridge, a poca distancia una de la otra y en la misma avenida, Massachusetts Avenue.

MIT en Cambridge, Massachusetts

MIT en Cambridge, Massachusetts

Con frecuencia suelen nombrar a esta universidad en series y películas americanas como lugar de estudios de alguien para evidenciar la inteligencia de esa persona. Si aún no os suena, prestad atención en el futuro. Y si aún no lo habéis visto, os recomiendo "El Indomable Will Hunting".

Esta universidad puede presumir de haber contado con 78 premios Nobel entre alumnos y profesores. Además de varios astronautas, inventores, fundadores de empresas y políticos como estudiantes. También profesores como Noam Chomsky, que aún da clases en sus aulas.

Entrada Principal del MIT en Cambridge, Massachusetts

En la entrada de esta universidad, hay una escultura que ya habéis visto por el blog. Se trata del Alquimista de Jaume Plensa, una escultura española a las puertas de una de las mejores universidades del mundo en tecnología, y en su interior algunos españoles también como Ramón.

"El Alquimista" de Jaume Plensa en el MIT de Cambridge

Para conocer un poco más su trayectoria profesional, me ha mandado un pequeño resumen de su curriculum.

Foto cedida por Ramón González

"El doctor en robótica e ingeniero en informática Ramón González cuenta con una extensa y multidisciplinar experiencia en el campo de los sistemas automáticos tales como robots móviles y vehículos autónomos. 

Ramón trabaja actualmente en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, Cambridge, MA, EEUU). 

También ha realizado sendas estancias de investigación en la Universidad Carnegie Mellon (Pittsburgh, PA, EEUU) y en el el Instituto Tecnológico Suizo (ETH, Zurich, Suiza). 

Además de un libro científico (publicado en 2014), numerosas publicaciones en revistas internacionales y dos patentes, otra de sus pasiones es la divulgación científica".


Curiosity rover, Jet Propulsion Lab, Pasadena (California), USA. Foto cedida por Ramón González

Y ahora acaba de publicar otro libro, "¿Innovar o Morir? Esa es la cuestión".

Él mismo presentó su libro en la lista de correo que tenemos los españoles en Boston con estas palabras, que copio aquí para los que no las pudisteis leer.

"Soy Ramón González, investigador del MIT. Os escribo porque justo acaba de salir al mercado mi nuevo libro de divulgación: ¿Innovar o Morir? Esa es la cuestión. 

Estoy convencido de que os va a resultar un libro más que interesante. Resulta un texto de los que se “echan” de menos en nuestros días, pues pone el foco directo en la valoración de los investigadores, las personas. 

En él, recorro los inventos más importantes de la historia de la humanidad y me centro en describir las historias humanas detrás de esos inventos. También recojo mis reflexiones sobre las experiencias vividas y mis previsiones para el futuro. No hay opción intermedia: o nos subimos al carro de la investigación o nos quedamos fuera del sistema. 

Podéis encontrar más información en la web: ramongrobot.com

El libro está disponible en Amazon y FNAC".

También adjunto el resumen de su libro:

"¡Tengo los ojos abiertos y no veo nada! Sin embargo, las luces del quirófano radian a máxima intensidad. ¿Qué me está haciendo el equipo de oftalmólogos que me rodea? ¡Calma! Habla mi conciencia: “Lo que hacen es simple y llanamente utilizar tecnología creada y probada en la Estación Espacial Internacional para curar tu miopía”. Sí, el rayo láser que limó mi córnea formó parte de un proyecto llevado a cabo a bordo de un artefacto que da una vuelta a la Tierra cada 90 minutos. Éste es sólo un ejemplo de lo que la sociedad le debe a los investigadores y muchas veces desconoce. Pero aún hay más: la máquina de rayos X, el marcapasos programable, el avión, el automóvil, el ordenador, la cámara digital, … ¡Tranquilo Curiosity! También diré que tú popularizaste el “selfie” y muchas genialidades más. Carga la maleta de la positividad y la ilusión que vamos a descubrir lo más importante de la historia de los inventos e innovaciones que han cambiado nuestra sociedad y hasta nuestra propia raza. ¿Más importante? Sí, lo más importante son los que cubren sus camisas y blusas con batas blancas, son los que pasan horas oscuras bajo luces led y son los que manchan de barro sus zapatos en terrenos escabrosos: son los investigadores, son las PERSONAS. Nuestro viaje no sólo recordará épocas pasadas, sino que sobrevaloremos los lugares que marcan el ritmo de la investigación actual y discutiremos por qué el futuro lo escribirán aquellos valientes que respondan con el primer verbo a la pregunta que da nombre a esta aventura". 

Por lo que nos cuenta en su resumen este segundo libro es diferente a los libros o publicaciones más propias del mundo científico y más abierto al público en general.

Con estas palabras nos cuenta los motivos que le llevaron a escribirlo:

"El motivo por el que me decidí a escribir es porque al llegar a Boston, me di cuenta que no tenían grandes máquinas ni grandes robots ni siquiera grandes ordenadores, sino que el foco está en la valoración de las personas, los investigadores. 

Eso fue un grandísimo impacto para mí, sobre todo en el mundo “español” y en la universidad donde estudió tu marido en particular*. Ese impacto creó en mí una necesidad de contar esa experiencia".

* Fran y Ramón estudiaron la misma carrera en la misma universidad y creo que durante los mismos años, pero no estoy segura. Por eso esa nota, se refiere a la UAL, la Universidad de Almería a la que yo también asistí, aunque por otros estudios diferentes a los de ellos.

Así que si os interesa conocer un poco más sobre el mundo de la innovación de la mano de este joven ingeniero almeriense, no dudéis en buscar su libro en las librerías FNAC o a través de Amazon. También está a la venta en Estados Unidos.

"El Alquimista" de Jaume Plensa en el MIT de Cambridge

Si también queréis contarme vuestras historias profesionales o personales, vuestras anécdotas, superaciones o trámites como emigrantes o inmigrantes principalmente en Estados Unidos, pero también en el resto del mundo, escribidme a ....

amis30porboston@gmail.com 

miércoles, 11 de enero de 2017

Brunch: Mi Tercera Ruta por Cambridge

Brunch: Mi Tercera Ruta por Cambridge

Hoy comienzo la tercera ruta de brunch por Cambridge que voy a subir al blog, aunque ya anuncio que próximamente habrá una cuarta 😉

Y espero que después de esa, lleguen muchas más, aunque quiero ampliar fronteras y serán por otras zonas del área metropolitana de Boston.

Podéis encontrar mis otras dos rutas de restaurantes para brunch en Cambridge, pinchando en los siguientes enlaces:

🍳   Mi Prima Ruta de Brunch por Cambridge

🍳   Mi Segunda Ruta de Brunch por Cambridge


Loyal Nine

No lleva mucho abierto y está en una las calles que más suelo frecuentar, así que desde que vi las obras, tenía ganas de ver en que se convertiría el nuevo local.

Al ver que era un restaurante de mariscos y tenía terraza y cafetería, algo bastante inusual en la zona, no podía esperar a probar su cocina.

Lo visité en algunas ocasiones, aunque la zona de la cafetería sólo y lo intenté visitar en otras cuentas, pero siempre lo encontraba cerrado... Así que cuando por fin hice reserva, ya tenía muy claro que plato quería.

En realidad era el único que me interesaba de todo el menú de brunch, pero sonaba tan bien que aunque hubiese algún otro interesante, no me hubiese podido resistir a ese de todos modos.

Mi Tercera Ruta de Brunch por Cambridge: Menú Loyal Nine

Cuando llegamos y pedimos los platos lo primero que nos responden es que ni ese, ni otro más que ni me fijé, estaban disponibles ya. Entre un menú tan reducido y tan poco atractivo y contando con bajas, no es que dejasen con muchas opciones a nadie, pero teniendo en cuenta mis alergias al pollo, pavo y la intolerancia a la lactosa, pues es que la verdad que me dejó limitada del todo.

Después de mucho leer y releer y a pesar de que el camarero se lo tomó con humor, bueno no sé él, pero a mí me parecía que vendía unos huevos mejor que si fuese el de Casa Lucio, por eso me pareció simpático, por sus buenos chistes...

Mi Tercera Ruta de Brunch por Cambridge: Menú Loyal Nine

Terminé pidiendo esos "maravillosos" huevos al horno sobre unas patatas y algunos mejillones sueltos que tan bien pintaba el camarero.

Baked Eggs $10

Mussels, Parsley + Dulse

Brunch del Loyal Nine: Baked Eggs

Los huevos al horno estaban normales, pero sin el sabor a aceite de oliva extra virgen, así que los he comido toda mi vida mucho más sabrosos. Por no mencionar cuando se fríen en el aceite después de una buena chistorra o chorizo....  Los mejillones no me gustaron y las patatas estaban algo duras. Las tostadas de pan que acompañaban el plato eran lo mejor sin duda, por muy triste que suene.

El tamaño como veis en la foto, es más de tapa que de plato principal de brunch y más estando en Estados Unidos... en fin que mi valoración fue totalmente negativa en cuanto a la comida.

Fran tuvo más suerte con su plato, al menos le gustó de sabor, aunque también opinó que no era suficiente cantidad para un brunch. Como tenía queso yo no lo probé.

Augusta Potato Rosti $12

With Creamed Chipped Beef, Fried Egg + Fish Pepper Relish


Brunch del Loyal Nine: Augusta Potato Rosti

La decoración y el servicio estuvo bien, el local es atractivo y moderno, pero la cocina es muy aburrida, limitada y personalmente no de mi gusto en cuanto a sabor.

Así que me quedo con las ganas de probar su plato estrella, al parecer el único, porque yo no me arriesgo a volver.

Alden & Harlow

🍴  http://aldenharlow.com

Este restaurante se encuentra en la zona de Harvard Square y aunque es uno de los más populares de la zona, puede pasar un poco desapercibido si no sabemos exactamente donde se encuentra.

📍  40 Brattle St, 
Cambridge, MA 02138

Es bastante amplio, engaña mucho desde fuera ya que no nos hace imaginar la amplitud con la que cuenta en su interior. De diseño moderno y bien decorado, da sensación de confort. Su distribución no es uniforme, tiene variedad de espacios con mesas y asientos diferentes e incluso zonas más privadas. Y a pesar de encontrarse en un sótano es luminoso.

Mi Tercera Ruta de Brunch por Cambridge: Alden & Harlow

⏰  Los horarios en los que sirven brunch son:

Sábados y domingos de 10:30 am a 2:00 pm. 

Los platos son originales y al menos a nosotros nos gustaron y como hemos repetido varias veces, cuenta con una entrada propia en el blog.

Alden & Harlow Brunch: Hickory Smoked Pigs' Tails

Alden & Harlow Brunch: Croissant Toad in the Hole

Alden & Harlow Brunch: Croissant Pain Perdu

Para más información y fotos sobre este restaurante y su brunch, podéis pinchar en el siguiente enlace:

🍳   Hoy Brunch: Alden & Harlow

Por cierto, los mismos dueños han abierto un nuevo local casi al lado de mi casa y aunque aún no he tenido ocasión de probarlo, seguro que de este invierno no pasa. Ya os contaré por aquí...

Temple Bar

🍴  http://templebarcambridge.com/

Este restaurante se encuentra en una de las calles más transitadas de Cambridge, Massachusetts Ave. entre Harvard y Porter Square.

📍  1688 Mass Ave, 
Cambridge, MA 02138

El restaurante está bien decorado y es cómodo, con mesas amplias y suficientemente separadas unas de otras como para tener un poco de intimidad.

Mi Tercera Ruta de Brunch por Cambridge: Temple Bar

Mi Tercera Ruta de Brunch por Cambridge: Temple Bar

Había estado antes allí cenando y aunque no me parecía el típico restaurante de brunch, fuimos a probar que tal era su menú en este horario.

⏰  Sirven el menú del brunch los sábado y los domingos de 10:00 am a 4:00 pm.

Aquí la carta tampoco es demasiado amplia, aunque cuenta con los básico. En nuestra primera visita decidimos probar los platos salados.

Mi Tercera Ruta de Brunch por Cambridge: Menú Temple Bar

Primero nos sirvieron un poco de Cornbread con mantequilla.

Brunch en Temple Bar: Cornbread

Brunch en Temple Bar: Cornbread

Y decidimos pedir unos cocteles sin alcohol, que aunque siempre los había llamado Virgin Cocktails, aquí me he dado cuenta de que los llaman Mocktails.

Brunch en Temple Bar: Mocktails

En el menú ofrecen tres diferentes y nosotros nos hemos decidido por dos de ellos.

Electric Banana $6

Brunch en Temple Bar: Mocktail Electric Banana

No me ha gustado porque picaba, no lo pediría de nuevo.

Finders Keepers $6

Brunch en Temple Bar: Mocktail Finders Keepers

No es el mejor mocktails que he probado, pero estaba bien.

Nuestras elecciones para comer fueron:

Breakfast Sandwich $10

Over Easy Egg, Maple Sausage, American, House-Made Biscuit

Brunch en Temple Bar: Breakfast Sandwich

No está mal, aunque la biscuit estaba algo dura, no es que estuviera pasada o mala de sabor, pero no era fácil de comer como un sandwich.

No me ha sorprendido el sabor, ni me ha dejado con ganas de repetir, pero el plato es así de simple y con cantidad suficiente como plato único.

Eggs Benedict $12

Canadian Bacon, Creamed Kale, Hollandaise, Home Fries, English Muffin

Brunch en Temple Bar: Eggs Benedict

Este clásico de los brunch estaba también sólo pasable.

Como veis por los precios no ha salido muy caro, en total han sido $36.38 más las propinas, no nos ha gustado demasiado la comida aunque sí el local y el servicio.

En conclusión no creo que repetimos para brunch salado, pero creo que sí probaremos el dulce en otra ocasión.

Después de haber ido en varias ocasiones volvimos una noche con un grupo de amigos a tomar algunos cocktails a la barra del bar. No estuvimos mucho rato y el camarero parecía bastante perjudicado, así que los errores que cometía se iban alternando uno tras otro.

Comenzó olvidando mi cocktail y cuando se lo volvimos a recordar, me lo sirvió con un extra, un tapón negro de plástico que no sé muy bien si era de una botella de alguna bebida, pero prefiero ni pensarlo.

Después algunos problemas con la cuenta, nos había cobrado las bebidas de otro grupo que había allí y además, había cobrado mi cocktail a pesar de que se lo devolví enterito, con el tapón de vuelta y de regalo.

Y para finalizar cuando le dieron dos tarjetas de crédito para que cobrara una cantidad en un lado y otra cantidad en el otro, pues obviamente lo hizo justo al contrario. Afortunadamente nosotros pagamos en metálico porque ya suponía que no nos iba a dejar irnos sin volver a hacer alguna de las suyas, y me negué a darle mi tarjeta.

No recuerdo si me dejo algo en el olvido, pero parecía un poco irreal que alguien en ese estado, estuviese trabajando.

En fin que como no era mi sitio preferido, lo elimino de mi lista porque a pesar de las risas con las que acabamos la noche, hay muchas más opciones por la zona.

BISq

🍴  http://www.bisqcambridge.com

Otro de las opciones con las que cuenta Inman Square, y en la misma Cambridge Street junto a una buena selección de restaurantes para brunch.

📍  1071 Cambridge St.
Cambridge, MA 02139


Mi Tercera Ruta de Brunch por Cambridge: BISq

⏰  Sirven el menú del brunch los domingos de 11:00 am a 2:30 pm.

Es un pequeño restaurante que ha abierto sus puertas no hace mucho, aunque pertenece a los mismos dueños que Bergamot Restaurant en Somerville.

Mi Tercera Ruta de Brunch por Cambridge: BISq

Su especialidad son los platos pequeños, unas especie de tapas americanas a precio americano, es decir muy caros. Aunque afortunadamente los platos del brunch son bastante generosos y están bien de precio.

Mi Tercera Ruta de Brunch por Cambridge: Menú BISq

El menú de brunch no es muy extenso como podéis ver en la foto y las pocas opciones que teníamos, teniendo en cuenta nuestras alergias alimentarias, nos decidimos por estos dos platos:

Buttermilk Pancakes $11

Apple Compote, Maple Syrup, Toasted Marcona Almonds

Brunch de BISq: Buttermilk Pancakes

Brunch de BISq: Buttermilk Pancakes

Steak and Eggs $15

Scrambled, Potatoes, Romesco Sauce

Brunch de BISq: Steak and Eggs

Las tortitas estaban buenas, pero nos gustó especialmente la carne, muy sabrosa y bien cocinada.

Los platos no eran excesivamente generosos para ser platos de brunch americanos, pero eran más que suficientes como plato único, aunque en esta ocasión nos entraba algún postre y nos fuimos a por un helado al Christina's Homemade Ice Cream.

Para más información sobre esta heladería u otras opciones para disfrutar de un delicioso helado, podéis pinchar en el siguiente enlace:

🍦  Ruta por las Heladerías de Boston y Cambridge

Para beber probamos un cocktail y un refresco de cola que no conocía, ya que no sirven las marcas tradicionales de refrescos.

Brunch de BISq: Cocktail

Brunch de BISq: Refresco de Cola

El local es moderno, con una cocina abierta y aunque no es muy grande, no hay sensación de falta de espacio.

Mi Tercera Ruta de Brunch por Cambridge: BISq

Por cierto, nos atendieron en español porque nos escucharon hablando entre nosotros antes de pedir.

En conclusión, volvería a repetir y supongo que volveremos en otra ocasión. Espero que vayan cambiando los menús y añadiendo nuevas opciones.

¿Qué os ha parecido esta tercera ruta de Brunch por Cambridge?

Yo ya tengo la lista de las siguientes opciones para la cuarta entrega y estoy deseando comenzar con las catas y degustaciones.

Podéis dejar vuestras opiniones en los comentarios y recordad que nadie me patrocina, ni invita a nada, así que todas las opiniones son personales y basadas en mis experiencias como cliente de estos locales de restauración.