martes, 31 de marzo de 2020

Museo Isabella Stewart Gardner en Boston

Museo Isabella Stewart Gardner en Boston

Boston es una ciudad con una rica variedad de museos y este es uno de los más populares. No es el más grande, pero todo lo que le rodea lo hace especialmente interesante.

Lo esencial que debemos conocer sobre este museo es que es un museo de arte, se encuentra dentro de una residencia privada, aunque en la actualidad ya no cumple esta función residencial y es el protagonista de uno de los misterios sin resolver más enigmáticos de las últimas tres décadas.

Se encuentra en Boston, a solo unos pasos desde el Museo de Bellas de Artes de la ciudad, en el barrio de Fenway–Kenmore, concretamente en el Medical Center Area.

📍 Su Dirección:

25 Evans Way, 
Boston, MA 02115

🎫  El precio de sus entradas son:

Adulto: $15
Estudiantes: $10
Mayores de 65 años: $12
Menores de 18 años: Gratis 

Hay algunos descuentos o días en los que se puede entrar gratis, como un día durante el evento veraniego de viernes de museos gratis en Massachusetts o el día de Martin Luther King.

Y además, si te llamas Isabella, puedes entrar toda tu vida gratis, gracias a compartir el nombre con la mujer que hizo posible este museo.

Isabella Stewart Gardner fue una mujer con una personalidad peculiar, la describen como una fumadora de cigarrillos y una aficionada a conducir a gran velocidad. Curiosamente estas dos peculiaridades son comunes entre las mujeres "rebeldes" de alta sociedad de la época.

Y por supuesto Isabella pertenecía a la alta sociedad, nació en Nueva York el 14 de abril de 1840. Concretamente vivía en el barrio neoyorquino del West Village, aunque de adulta fue una fan destacada de los Boston Red Sox.

Su padre, David Stewart fue un descendiente de escoceses que hizo su fortuna gracias a inversiones en la minería y el comercio del lino irlandés.

Isabella asistió a colegios privados, primero en su ciudad natal y más tarde en el extranjero. Fue durante su estancia en el extranjero, en un colegio de París, donde conoció a la que sería su cuñada, Julia Gardner.

Julia le presentó a su hermano John Lowell Gardner Jr. conocido como Jack con el que se casó días antes de su veinte cumpleaños. La boda se celebró en Grace Church en la ciudad de Nueva York e inmediatamente después de ese momento, comenzó la conexión de Isabella con la ciudad de Boston, la ciudad de su marido.

Iglesia Grace Church en Nueva York

Jack Gardner nació en Brookline y es descendiente de las familias más ricas y poderosas de Massachusetts. Entre sus abuelos, se encuentra Joseph Peabody, un armador y comerciante de Salem que fue una de las personas más ricas de Estados Unidos.

El joven y rico matrimonio se instaló en Back Bay, en una casa regalo de bodas del padre de Isabella, en el 152 de Beacon Street.

En el año 1863 tuvieron un hijo que murió de neumonía antes de cumplir los dos años y pocos años después, por recomendación médica para mejorar la depresión en la que se encontraba Isabella, comenzaron a viajar. 

Durante sus viajes, se aficionaron a la compra y colección de obras de arte internacional y se dedicaron a ello hasta que Jack Gardner murió de un derrame cerebral a finales de 1898.

A los pocos meses, Isabella Stewart Gardner decidió seguir con el plan de ambos y comprar unos terrenos en la zona de Fenway para construir su museo. Contrató al arquitecto local Willard T. Sears, conocido por otros edificios significativos de la ciudad de Boston, como la Old South Church.

Las obras comenzaron en el año 1899 y finalizaron a finales del 1901. Fue construido en el estilo renacentista e inspirándose en los palacios de Venecia, concretamente en el Palazzo Barbaro.

Este palacio veneciano era propiedad de un influyente matrimonio de Boston, conocido por Isabella y Jack, que solían alquilarlo mientras estaban de viaje. Allí se reunían con otros americanos e ingleses, entre los que se encontraba el pintor John Singer Sargent.

Este pintor, de nacionalidad americana por ser hijo de estadounidenses, aunque nacido en Europa, fue conocido gracias a sus retratos. Entre todos ellos, en esta entrada no puedo dejar de destacar uno de los que le hizo a la propia Isabella Stewart Gardner, aunque también hay otra obra muy interesante de este pintor que os mostraré después.

Volviendo al museo, este impresionante palacio que fue conocido en un principio como el Fenway Court, consta de cuatro plantas, tres destinadas al museo y una cuarta construida originalmente como residencia privada para Isabella.

📹  Vídeos:



Después de su muerte en el año 1924, esta zona siguió destinada a uso residencial, en este caso destinada al director del museo, como así estipulo Isabella en su testamento. Y así fue con los tres primeros directores, hasta que en el año 1989, con la contratación de una nueva directora, comenzaron los cambios y entre ellos, la cuarta planta dejó de usarse como residencia para convertirse en las oficinas del museo.

Casualidades o no, lo cierto es que estos cambios para modernizar y hacer más práctico el museo llegaron con otros cambios menos voluntarios y deseados. Y es aquí cuando revelo, para los que aún no sepáis a qué me refería, el misterio sin resolver con el que comenzaba la introducción de este museo.

El domingo 18 de marzo de 1990 en este museo tuvo lugar el mayor robo de obras de arte en la historia de Estados Unidos.

Un robo que duró 81 minutos y que comenzó con la llegada de dos hombres vestidos de policías de Boston, que pidieron al guardia de seguridad, que los dejara entrar para responder a una alerta. El guardia, saltándose los protocolos de seguridad les dio paso y como consecuencia él y su compañero terminaron esposados, con los ojos y boca tapadas y atados en el sótano del museo.

Un total de 13 piezas fueron extraídas del museo, entre ellas tres obras de Rembrandt, que al parecer era el objetivo principal de los ladrones, varias de Edgar Degas y una obra de Édouard Manet. De las trece obras de arte solo dos son objetos, un jarrón antiguo de bronce chino que no tenía un valor especial y un remate de un águila napoleónica, que ni siquiera notaron en el museo que se habían llevado hasta un día después.

Los dos falsos policías tuvieron que hacer dos viajes a su coche para llevarse su motín y desaparecieron a las 2:45 de la mañana. Mientras los dos guardias permanecieron atados en el sótano hasta que llegó la policía a las 8:15 de la mañana.

No se ha conseguido recobrar las obras y tampoco se conoce que ha sido de ellas, pero aún hay una recompensa para intentar averiguar su paradero y resolver este misterio. El museo ofrece 10 millones de dólares por información que lleve directamente a la recuperación de las 13 piezas en buen estado.

Además, hay otra recompensa de $100.000 al que devuelva el remate del águila napoleónica.

Hay muchas teorías sobre este robo, pero hasta el momento sigue siendo un misterio sin resolver y aunque las piezas robadas son una gran pérdida para este museo, la historia y el suspense le dan unos puntos extras a esta visita.

Y es que en su testamento Isabella también dejó estipulado que no podía cambiar nada en el museo, ni cambiar nada de sitio, ni comprar nuevas obras, ni tampoco vender ninguno de los artículos de su colección.

Además, por si alguna vez los administradores del fideicomiso se atrevían a contradecir su última voluntad, dejó escrito que la propiedad pasaría a manos del Harvard Collage, su colección se tendría que vender en una subasta de París y el dinero recaudado también iría a Harvard.

Y es por esta cláusula que los cuadros robados no han sido sustituidos por otras obras, así que podemos ver los marcos vacíos en el que una vez estuvieron, en el mismo sitio en el que Isabella Stewart Gardner los colocó y los ladrones se los llevaron.

Marcos de uno de los Cuadros Robados en el Museo Isabella Stewart Gardner en Boston

📹  Vídeos:




Aún así, ni el enigma, pero tampoco el resto de obras de arte importantes que alberga este museo, le restan popularidad al patio interior.

📹  Vídeos:



El Courtyard es visible desde cualquiera de las galerías del museo y es lo que más asombro provoca entre la mayoría de visitantes. Nadie podría imaginarse encontrar un patio así en la ciudad de Boston.

Patio Interior del Museo Isabella Stewart Gardner en Boston

Como en cualquier patio aquí también encontramos vegetación, hasta nueve despliegues diferentes de exhibiciones florales entre las que podemos ver palmeras, orquídeas, lirios, azaleas, narcisos, hortensias...

Patio Interior del Museo Isabella Stewart Gardner en Boston

Patio Interior del Museo Isabella Stewart Gardner en Boston

Aunque aquí también nos encontramos con obras de arte, en sí todo este patio es una obra de arte y en él se funden diferentes estilos artísticos y épocas históricas.

Entre los objetos de colección que podemos observar en este patio, en el centro, ocupando el lugar privilegiado que le corresponde, destaca un mosaico. Se trata de un mosaico romano de entre los años 117-138 descubierto al norte de Roma en 1892 y que fue adquirido por el matrimonio Gardner en el año 1897.

Mosaico del Patio Interior del Museo Isabella Stewart Gardner en Boston

Es el mosaico de Medusa y está adornado con aves y otros motivos de carácter vegetal y geométrico alrededor de la cabeza de este ser de la mitología griega. Fue construido originalmente para cubrir el suelo de uno de los baños de la antigua ciudad romana en el que se encontró.

Mosaico del Patio Interior del Museo Isabella Stewart Gardner en Boston

Y aunque la visita promete con este impresionante comienzo, no os olvidéis de la pequeña zona en el  lateral derecho en esa misma planta porque os va a sorprender.

A simple vista lo primero que llamó mi atención fue encontrarme con un ambiente muy andaluz. Y es que allí se encuentra una de las obras más conocidas de John Singer Sargent, "El Jaleo".

"El Jaleo" de John Singer Sargent en el Museo Isabella Stewart Gardner

Fue pintado en el 1882 y en él vemos un escenario flamenco completo, con una bailaora acompañada por un cantaor, varios guitarristas y otras personas tocando las palmas.

Una curiosidad que encontramos aquí es que hay una naranja encima de unas de las sillas. ¿Alguien sabe si tiene algún significado especial?

"El Jaleo" de John Singer Sargent en el Museo Isabella Stewart Gardner

Además, esta impresionante pintura, la primera que normalmente se encuentran todos los visitantes de este museo, no está sola. La acompañan muchos objetos que cualquier español, especialmente los andaluces, vamos a reconocer inmediatamente. No obstante, se encuentra en la zona conocida como Spanish Cloister, el claustro español.

"El Jaleo" de John Singer Sargent en el Museo Isabella Stewart Gardner

No todo en este claustro es español, pero el ambiente general es muy andaluz y aunque lo aconsejable es poder verlo en persona, os lo muestro en algunos de los vídeos que subí en la cuenta del blog de Instagram amis30porboston

📹  Vídeos:



Y en este pequeño, pero impresionante espacio en el lateral del patio nos encontramos con otra sorpresa, la Spanish Chapel.

Esta capilla española, al igual que el claustro, también contiene otros objetos europeos, es decir, no todos son españoles.

Entre los españoles hay una obra del taller de Francisco de Zurbarán titulada "Virgen de la Merced".

La tumba que vemos con un caballero esculpido en mármol es de Salamanca y pertenece a los últimos años del siglo XV.

Caballero de Salamanca Esculpido en Mármol en la Capilla Española

Y como curiosidad, fijaros en el encaje de mediados del siglo XVI o principios del siglo XVII. Es de la Alpujarra granaína.

También os muestro más detalles en los vídeos:

📹  Vídeos:




En esta primera planta también nos encontramos con otras habitaciones llenas de arte como la habitación azul o amarilla, la habitación de Macknight...

Y desde allí, una vez que estemos listos para continuar con la visita al museo, subiremos las escaleras hasta la segunda planta.

Antes de comenzar a recorrer las habitaciones, no olvidéis pasar un tiempo observando el patio interior desde alguno de los balcones.

En esta segunda planta hay varias habitaciones llenas de obras de arte, pero entre ellas destacaría el Dutch Room, la habitación holandesa. De aquí los ladrones se llevaron seis de las trece piezas robadas.

Al parecer por despiste, no se llevaron una de las más importantes de este museo, el autorretrato de Rembrandt que se hizo el pintor cuando tenía 23 años.

Como en otras habitaciones, aquí también encontramos diferentes obras de arte de otros países, no solo holandesas. Uno de los cuadros que llamó mi atención en esta habitación es obra de un belga, Frans Pourbus el Joven. Aunque realmente lo que llamó mi atención fue el retrato de la mujer, Isabel Clara Eugenia de Austria. Fue soberana de los Países Bajos, Archiduquesa de Austria y también infanta de España, ya que era hija del Rey Felipe II.

Pero sin duda el que más me interesó fue "Un Doctor en Leyes" una obra de Francisco de Zurbarán.

"Un Doctor en Leyes" de Francisco de Zurbarán en el Museo de Isabella Stewart Gardner

La otra habitación que más me interesó en esta planta fue la Tapestry Room, la habitación de los tapices. A simple vista recuerda al salón de un castillo del Norte de Europa.

📹  Vídeo:


Destaca la gran chimenea que se encontraba originalmente en un castillo medieval francés y sobre ella un cuadro de un pintor español, "Arcángel Miguel" de Pedro García de Benabarre.

📹  Vídeo:


Entre los otros objetos españoles de esta habitación, nos encontramos con un banco de pino de una sacristía del siglo XVI.

📹  Vídeo:


Aunque personalmente lo más interesante es la obra "Inocencio X" que se piensa que es una de las copias que hicieron en el taller de Diego Velázquez, el autor del retrato original.

📹  Vídeo:


En el resto de la segunda planta podéis encontrar varias habitaciones más con obras de arte como las que muestro en los siguientes vídeos.

📹  Vídeo:


Cuando finalicemos el recorrido por la segunda planta tenemos que dirigirnos a las escaleras de nuevo y subir hasta la tercera y última planta con galerías de este museo.

Allí volvemos a encontrar muchas habitaciones cargadas con objetos y obras de arte en la ubicación exacta en la que a Isabella Stewart Gardner le pareció mejor colocarlas.

En esta planta nos encontramos una capilla, con un altar consagrado que era usado por Isabella para celebrar misas y que se sigue usando en la actualidad cada abril, como dejó estipulado en su testamento, para celebrar una misa en su memoria.

📹  Vídeo:


La mayoría de los objetos son de origen italiano o alemán, aunque destaca una vidriera francesa de una catedral gótica de principios del siglo XIII.

📹  Vídeo:


Y en esta planta también hay una habitación gótica, que por cierto estaba cerrada al público hasta que Isabella murió.

Obras de Arte de la Sala Gótica en el Museo de Isabella Stewart Gardner de Boston

Aquí nos encontramos con un interior que recuerda a una iglesia y en el que destaca el retrato a tamaño real que John Singer Sargent hizo de Isabella.

El pintor, amigo personal de Isabella, pintó este retrato durante una de sus visitas a Boston, en el año 1888. Rodeado de obras de arte religiosas, el retrato de Isabella tiene una especie de aureola sobre la cabeza, que le da un toque místico.

📹  Vídeo:


El marido de Isabella no estaba muy contento con el resultado y pidió a su mujer que no lo mostrase en público mientras él viviese, a lo que su mujer accedió.

Mi atención fue directa a un escudo de armas que se encuentra adornando la pequeña chimenea de esta sala.

Escudo de Armas de los Reyes Católicos en el Museo Isabella Stewart Gardner

El escudo de armas de los Reyes Católicos, fue  encargado por Isabel y Fernando entre los años 1493 y 1495 tras la reconquista de Granada. Se encontraba en el Monasterio de San Juan de los Reyes en Toledo.

Escudo de Armas de los Reyes Católicos en el Museo Isabella Stewart Gardner

En el Titian Room, una habitación nombrada como el pintor italiano Tiziano Vecelli, conocido en inglés como Titian.

Titian Room en el Museo de Isabella Stewart Gardner en Boston

En esta sala se encuentra una de sus obras "The Rape of Europa", que en español se conoce como "El Rapto de Europa".

Este cuadro fue pintado por encargo del Rey Felipe II de España y fue heredado por las siguientes casas reales españolas hasta que Felipe V lo regaló, junto con otras obras de arte, al embajador francés en España.

Y es en esta habitación también, donde nos encontramos con un retrato del Rey Felipe IV de España. Una obra de Diego Velázquez, aunque esta es solo una réplica, ya que el original está en el Museo del Prado en Madrid.

Réplica del Cuadro de Felipe IV de Velázquez en el Isabella Stewart Gardner de Boston

📹  Vídeo:


Otra de las habitaciones de esta planta es la Veronese Room, una habitación que destaca por sus paredes cubiertas de paneles de cuero pintado de origen probablemente español e italiano.

📹  Vídeo:


Estas no son todas las galerías de esta planta, hay otras en las que también exhiben obras de arte o objetos como los que podéis ver en los siguientes vídeos.

📹  Vídeos:



El museo palacio es la parte más interesante y original del museo, pero en el año 2002 comenzaron un proyecto para ampliarlo y modernizarlo. Se construyó un nuevo ala, diseñado por el reconocido arquitecto italiano Renzo Piano, que se inauguró en el año 2012.

La nueva entrada al museo es a través de este nuevo y moderno edificio en el que también encontramos una cafetería, una tienda de regalos, un auditorio y una pequeña galería de arte contemporáneo.

📹  Vídeo:


La cafetería y la tienda del museo son accesibles sin necesidad de pagar la entrada al museo. La cafetería no la he probado, pero en la tienda podéis encontrar artículos como los que podéis ver en los siguientes vídeos.

📹  Vídeos:




El nuevo edificio está conectado con el palacio por un pasillo de cristal que deja ver el patio exterior.

Y con esto finalizo mi visita por el museo Isabella Stewart Gardner.

Espero que hayáis disfrutado de mi breve introducción, en la que he intentado dar mayor importancia a su historia y a las obras españolas que se exhiben aquí.

Como siempre, todo escrito desde un punto de vista personal y meramente turístico. Con la intención de compartir en español información sobre las opciones culturales y turísticas que visito y que recomiendo visitar a todos los que compartan mi interés por estos destinos.

¿Conocéis este museo? ¿Habíais oído hablar sobre este misterioso robo?

No os olvidéis de dejar vuestras dudas, sugerencias o simplemente algunas ideas que os apetezca compartir en los comentarios.

P.D: He visitado este museo en varias ocasiones, pero durante las primeras veces no estaba permitido hacer fotos, ni tampoco vídeos. Durante mi penúltima visita hice algunas fotos con el móvil y durante la última varios vídeos, pero pocas fotos, así que dejo pendiente subir más fotos en esta entrada.

No hay comentarios :

Publicar un comentario