viernes, 26 de marzo de 2021

Izakaya Tradicional en Tokio

Izakaya Tradicional en Tokio


Durante nuestra estancia en Japón, tuve la grandísima suerte de ser invitada a una cena "laboral" con los compañeros de trabajo de Fran de la oficina de Tokio

Iba a ser una cena informal, después del trabajo, en una izakaya tradicional, propiedad de la familia de un amigo de uno de los compañeros. 

Las izakayas son locales muy populares en Japón en los que suelen ir al salir de las oficinas muchos trabajadores junto con los compañeros a tomar algo, especialmente a beber sake. Un concepto muy similar al que tenemos en España, al ir a tomar unas cervezas con los compañeros después de salir de trabajar. 

Además se suele comer para acompañar la bebida, pero suelen ser más aperitivos o tipo raciones para compartir entre todos, algo similar a las tapas, donde lo que prima es el beber, más que la comida, sobre todo en sus inicios. 

Y es que las izakayas tradicionales aparecieron en Japón como alternativas a los locales para beber sake, en los que no había asientos y la gente bebía allí mismo de pie. Con el tiempo algunos de estos locales fueron añadiendo los barriles de sake para acomodar a sus clientes, algo que también es muy típico aún en la actualidad en las tabernas de vinos, al menos en Andalucía, donde se usan los barriles como mesas. 

Y después llegaron los aperitivos, algo de comer para acompañar el sake, lo que ha evolucionado a las izakayas actuales que se pueden encontrar en todo Japón. Algunas de ellas incluso han adoptado una versión parecida a los buffet libres, en los que puedes consumir todo lo que quieras dentro de un periodo estipulado de tiempo. 

Y además, al estilo otra vez de los bares de tapas españoles, estos establecimientos han proliferado por el mundo, en parte gracias a la moda actual que vive la gastronomía japonesa.

Hace unos años visité una en Boston de un chef conocido en Estados Unidos, podéis ver mi crítica gastronómica pinchando en el siguiente enlace: 


🍙  Pabu, una Izakaya Moderna en Boston 


A nosotros nos dijeron que este establecimiento al que nos dirigíamos era muy especial y único, nada parecido a lo que ellos habían visto por allí. De hecho nosotros no éramos los únicos que íbamos con la  expectación por las nubes, el resto de compañeros, aunque eran todos de allí, iban casi igual que nosotros. 

Al parecer este tipo de establecimientos ya no es nada común, incluso el compañero de más edad, nos dijo que él jamás había ido a una izakaya igual en su vida, que sabía que habían existido, pero que nunca había visto una. 

Cuando terminaron de trabajar, fuimos andando desde la oficina, porque estaba allí al lado, en el barrio de Akasaka

Akasaka es una zona exclusiva del centro de Tokio, por la zona en la que se encuentra la oficina hay muchos edificios gubernamentales japoneses y hay mucho control policial y calles con el acceso restringido. 

Hay varias estaciones de metro, pero la más cercana a la oficina y la que nosotros solíamos usar cada día era Tameike-sannō Sta, aunque probablemente haya otra más cercana a este local. 

Y os digo esto porque me es imposible recordar la ubicación exacta de este establecimiento tan peculiar y además, no lo encuentro por ningún lado, ni el nombre, si es que lo tiene, ni fotos por internet. 

Lo único que puedo recordar es andar desde la oficina hasta Akasaka Street y después ya todo fue una aventura. 

Sorprendentemente nadie sabía exactamente dónde se encontraba esa misteriosa izakaya y callejear por todas esas estrechas callejuelas llenas de carteles de negocios, no parecía la mejor solución para dar con ella. Esto cada vez parecía más enigmático, pero es que de repente empezamos a entrar en edificios que parecían residenciales por fuera y que por dentro nos transportaban a otra época. 

Algunos daban miedo y yo ya no sabía si aún seguíamos buscando una izakaya o qué estaba pasando allí, pero ellos parecían tan perdidos como nosotros, así que nada, mejor seguir y no perder detalle. 

El compañero de Fran, llamó varias veces a su amigo por teléfono, pero las indicaciones que le daban no eran muy claras porque seguíamos dando vueltas y vueltas, entrando y saliendo de edificios hasta llegar a uno que ya parecía que era el indicado. 

Al entrar me dio algo de miedo, un portal viejo, desaliñado y un ascensor por el que había que subir que aún daba más miedo. 

Afortunadamente al salir del ascensor, pude respirar tranquila... y es que fue sin duda la mejor experiencia culinaria de todo el viaje y ya desde la puerta lo pude intuir. 

El local no era muy grande, nada de lujos, pero allí había un ambiente único, especial con una decoración sencilla y muy tradicional. Se notaba que era un negocio familiar y que lo llevaban con poco personal un matrimonio mayor, a su ritmo, sin prisas, pero con mucho detalle.  

Al llegar, una señora mayor, que yo creo que era la propietaria, salió a recibirnos y nos acompañó hasta la zona que nos habían reservado. Obviamente no entendí ni una palabra, pero claramente no era un saludo normal con clientes, había más cercanía y más conversación.   

Nuestra mesa era una de las más grandes, había otras más pequeñas al lado y también pequeñas habitaciones separadas del resto, con espacios aún más tradicionales, ya que eran con tatamis. 

Estas habitaciones privadas tenían las mesas dentro de un hoyo y había que entrar descalzo porque todo el mundo se sienta en el tatami, es decir en el suelo, aunque hay cojines para que sea más cómodo. Algunas personas aprovechan el hueco para meter las piernas, pero otras se sientan cruzando las piernas y los más tradicionales lo hacen apoyando las rodillas en el suelo con las piernas hacia atrás, lo que se conoce como sentarse al estilo seiza


Habitación Privada con Tatami en la Izakaya de Tokio


Nosotros no éramos los únicos clientes esa noche, pero todos estábamos alejados, a suficiente distancia como para disfrutar de privacidad, así que me alegré de no tener que quitarme los zapatos para comer, aunque tampoco hubiese sido mucho problema.  

Las mesas eran todas bajas, las pequeñas cuadradas y la nuestra rectangular, con una zona central también rectangular llena de arena fina y dos parrillas en el centro de la arena. 


Nuestra Mesa en esta Izakaya Tradicional de Tokio


Tampoco había sillas, era todo un gran banco alrededor de la mesa con varios cojines. Al menos nuestra mesa, porque en las cuadradas pequeñas había como taburetes redondos de madera, también con cojines. 

En la siguiente foto podéis ver todo lo que os he explicado y también cómo habían preparado la mesa, con los platos individuales, con una servilleta y los palillos, con la carta en uno de los laterales y sin vasos. 


Nuestra Mesa en esta Izakaya Tradicional de Tokio


También podéis ver el pescado de hierro que cuelga sobre la mesa y que ahora no recuerdo muy bien qué era, pero me parece que tenía agua para apagar las ascuas... ¿alguien lo sabe o se lo imagina?. 

Y es que las parrillas estaban sobre unas ascuas que curiosamente también son especiales, ya que se tratan de Oga Binchotan o Bincho-tan (carbón blanco). No sé exactamente la diferencia, pero son tipos de carbón para cocinar usados tradicionalmente en Japón y que tiene forma cilíndrica, como de troncos, además de ponerse de color blanco al estar calientes. 

En medio de las dos parrillas que teníamos en nuestra mesa, además había un recipiente redondo de barro con una tapa de madera que otras mesas más pequeñas también tenían, pero en un lateral, fuera de la arena. Dentro había un líquido negro, supongo que alguna salsa, puede que Teriyaki o salsa de soja, en la que mojaban algunos alimentos antes de cocinarlos al fuego. 

Comenzaron como en cualquier otro restaurante, sirviendo las bebidas y después no tardaron en llegar los alimentos, en pequeñas cantidades, pero muy variados, comenzando por ensaladas, como en España.  


Ensalada en esta Izakaya de Tokio


Y también algunos pinchitos de carnes y verduras, creo que estos se llaman Yakitori, brochetas de pollo y además de la carne de pollo, llevan cebolletas tiernas, aunque solo la parte blanca.  


Ensaladas y Brochetas de Pollo a la Parrilla de esta Izakaya de Tokio

Brochetas de Pollo a la Parrilla de esta Izakaya de Tokio


Estas otras redondas también son de pollo, pero como albóndigas y además de la carne de pollo, puede ir mezclada con otras carnes y se llaman Tsukune


Tsukune y otras Brochetas a la Parrilla en esta Izakaya de Tokio


Y como ya habéis visto en la foto anterior, las de pollo no fueron las únicas brochetas, nos sirvieron muchas y muy variadas, de verduras, otras carnes y pescado. 


Brochetas en la Parrilla de esta Izakaya de Tokio

Brochetas Japonesas en esta Izakaya de Tokio


📹  Vídeo: 



No tengo ni idea de si probamos toda la carta, pero por la cantidad de comida que fue llegando, yo no me podría imaginar que aún hubiese mucha más variedad. 


Brochetas Japonesas en esta Izakaya de Tokio

Brochetas Japonesas en esta Izakaya de Tokio


Se va pidiendo todo conforme se va comiendo, al estilo de las tapas, cuando se termina una se pide otra más o menos. Y todo muy despacio, primero se pide, llega la comida, que nos preparan ellos allí mismo conforme la trae en bandejas de bambú, y nos explica cómo terminar de cocinarlo o incluso alguna cosa cómo cocinarlo nosotros mismos. Lo vamos comiendo entre todos y cuando ven que se ha terminado todo lo que hay, vuelven a pedir más, así una y otra vez...


Verduras al Grill en esta Izakaya de Tokio


Unos de los "platos" y entrecomillo platos porque era una hoja, el Hoba Miso with Beef, se cocina en otra parrilla pequeña individual de barro. 


Hoba Miso with Beef en esta Izakaya de Tokio


Concretamente es una hoja seca de magnolia conocida en Japón como Hojas de Hoba Secas. Estas hojas se lavan, se secan bien y en ellas se cocinan sobre el fuego en la parrilla una mezcla dulce de Miso con cebolletas tiernas y en algunos casos como en esta ocasión, con ternera. 


Hoba Miso with Beef en esta Izakaya de Tokio

Hoba Miso with Beef en esta Izakaya de Tokio


En Japón a la carne de ternera de vacas japonesas se le llama Wagyu y el Kobe, la carne más cara del mundo, es una variedad especial de Wagyu


Ternera Wagyu en esta Izakaya de Tokio


Y este otro plato, en este caso vieiras, las cocinaron sobre conchas grandes de vieiras, dónde iban aliñando una vez en el fuego. 


Vieiras al Grill en esta Izakaya de Tokio

Vieiras al Grill en esta Izakaya de Tokio


Otro de los platos que nos sirvieron, este además al final de la cena, lo cual sospecho que no fue casualidad, fue el Cha Soba o Matcha Soba


Cha Soba en esta Izakaya de Tokio


Son unos fideos de trigo sarraceno, Soba, infusionados en té matcha o té verde, lo que les proporciona a los fideos el color verde tan característico de este plato. 

Tampoco se sirve en un plato exactamente, en cambio se usa un recipiente con forma de bandeja de bambú que se conoce como ZaruSoba Noodle Tray


Cha Soba en esta Izakaya de Tokio


Este es el recipiente tradicional para servir los fideos de Soba fríos, ya que el bambú hace de colador. 

Además nos los sirvieron con un poco de algas Nori en tiras finas por encima y varios cuencos pequeños. 

Uno de los cuencos llevaba Mentsuyu, una sopa oscura en la que se mojan los fideos antes de comerlos. También se le conoce simplemente como Tsuyu y está hecha con Sake, Mirin, salsa de soja, Kombu (alga) y Katsuobushi (escamas de bonito seco). 


Cha Soba en esta Izakaya de Tokio


En otro de los cuencos solo había un huevo crudo y en otro aún más pequeño un poco de wasabi, Daikon o rábano japonés rallado y algo verde que no recuerdo qué era. 


Cha Soba en esta Izakaya de Tokio


Otro de los últimos alimentos que nos sirvieron fueron unas bolas de arroz cubiertas por una hoja, creo que Shiso, pero no estoy segura de si era un Onigiri


Bola de Arroz al Grill en esta Izakaya de Tokio


Las pusieron a cocinar en la parrilla, así que probablemente sea un Yaki Onigiri que significa bola de arroz al grill, pero por lo que sé se suelen servir rellenas, con una forma triangular o al menos no tan redonda, más aplanada y cubierta por un alga y este no era el caso. ¿Sabéis que puede ser?. 


Bola de Arroz al Grill en esta Izakaya de Tokio


Al final de la cena no sé el número total de platos pequeños que fueron llegando a la mesa, pero por cierto eran todos preciosos. Las vajillas japonesas son otra de mis debilidades y me parece muy curioso que las mezclen todas en la mesa durante una cena. Una costumbre muy diferente a la nuestra de tener juegos de vajillas completos que algunas veces incluso incluyen las cristalerías también a juego. 


Plato Japonés en esta Izakaya de Tokio


Aunque en los últimos años, se está poniendo aquí también de moda eso de mezclar estilos, platos y vasos diferentes que crean contrastes muy singulares. 

Personalmente, me gusta los dos estilos, mezclas y también juegos enteros iguales, en mi última vajilla lo que hice fue cambiar el color, mitad negra y mitad blanca. ¿Cómo os gusta a vosotros más? 

Volviendo a la cena, no os puedo decir si fue caro o no, porque nosotros íbamos invitados, pero merece mucho la pena vivir una experiencia tan única. 

Lo peor es que no sé cómo se llama, no vi nada que yo pensase que pudiera ser el nombre de esta peculiar izakaya

Excepto al salir, sobre la cortina tradicional donde había un letrero luminoso con tres caracteres y que yo fotografié por si acaso escondía el misterioso nombre.  


Cortina Salida de Emergencia de esta Izakaya, Tokio


Este tipo de cortinas de tela tradicionales japonesas, Noren, son muy típicas en las izakayas, así como en otro tipo de comercios tradicionales. Algunas incluyen dibujos o algunas letras, pero esta como veis es muy simple, azul oscuro, sin ningún tipo de adorno. 

Y las letras del letrero, pues como me temía significan salida de emergencia, así que no nos sirven de ayuda para poder identificar esta izakaya

Si después de este tiempo sigue abierta o no, especialmente durante este año en el que tantos negocios tradicionales han tenido que cerrar sus puertas para siempre, es otro misterio. 

Si algún día estáis por allí os animo a que la intentéis buscar, yo desde luego lo haré sin duda en cuanto pueda volver. Y si soy capaz de encontrarla, esta vez no me quedaré con la duda y preguntaré más detalles. 

¿Qué os ha parecido esta izakaya?. ¿Conocéis alguna similar?. ¿Algún otro comercio tradicional único en el que hayáis disfrutado de una experiencia inolvidable? 

¡No os olvidéis de escribir vuestros comentarios con vuestras observaciones y/o dudas!


2 comentarios :

  1. Wow Amelia que grandiosa experiencia, que lindo sería saber más detalles para poder ir a conocer ese lugar!!! Me encantó cómo lo has descripto sentí que podía estar ahí!! ☺️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo prometo que cuando vuelva voy a intentar buscarlo y si por casualidad alguien lo conoce y me dice algo, lo comparto con todos.

      ¡Muchas gracias por tu comentario Ani!

      Eliminar