lunes, 30 de noviembre de 2015

Mi Thanksgiving 2.015


Este año ha llegado Acción de Gracias un poco pronto, me ha pillado algo desanimada y con pocas ganas de preparar nada, así que lo único que tenía listo con antelación fue el postre.

Para consolarme por no poder preparar pavo por mi alergia a esta carne, cuando me levanté diseñé uno antes de entrar a la cocina. ¿Qué os parece?? Lo terminé en dos colores diferentes ¿alguna preferencia?


Aunque antes del jueves, el miércoles, ya empecé con los preparativos porque al contrario que en España cuando el día de nuestra cena más importante del año, Noche Buena, están todos los supermercados abiertos y llenos de gente, aquí el día de Thanksgiving cierran casi todos. Así que no queda otra que hacer las compras el día anterior como muy tarde...

Y por eso decidí el menú en base a lo que compré en el supermercado el día de antes, aunque ya tenía clara la primera opción que era buscar las perdices.

Este año he tenido más suerte que el año pasado y he conseguido encontrar perdices, así que no he tenido que sustituirlas por codornices. Y eso que he empezado y terminado la búsqueda por la misma carnicería que empecé el año pasado el "peregrinaje". Supongo que empieza la racha de buena suerte ;)


Además he usado un cupón de descuento por lo que me han salido algo más baratas. ¡Recordad que este es el país de los cupones para todo!! De todas formas ni sé lo que cuestan en España porque allí siempre nos las han regalado, así que me siguen pareciendo caras pero si no puede haber pavo en el menú, al menos comenzaremos la tradición de las perdices.


🐓 Receta Perdices en Escabeche

Después he ido hasta el Whole Foods para terminar con las compras y he tenido la suerte de que me hayan terminado regalando el sobre de salmón ahumado que había comprado.


Resulta que el sobre marcaba $7.99 pero me lo han cobrado a $8.99 y como he protestado, me han dicho que me lo descuentan del total y además me lo puedo llevar a casa. Y todo eso con un ¡Happy Thanksgiving!! de despedida... pues sí happy, happy :)


Como el año pasado sobró mucha comida, este año de entrantes repetimos con las ostras fritas que nos gustaron mucho a los dos, aunque para variar algo cambié la salsa. Este año tocó con salsa romesco.


Y un poco de pulpo a la gallega que siempre nos apetece mucho.



De primer plato tomamos algo sencillo y calentito, además de muy típico de Nueva Inglaterra, una Clam Chowder.


Así pude aprovechar las calabazas de la vajilla nueva, ya que ésta es la única sopa o crema que me gusta por ahora.... mi regla de la cuchara sólo para el postre y a veces ni eso ;)



Para limpiar un poco el paladar entre el marisco del principio de la cena y la carne de ave del plato principal, nos tomamos un sorbete de limón.


Y por fin las perdices en escabeche para el plato principal y lo más bueno de la cena. Este año he tenido más cuidado para que no se deshiciesen y quedaran más presentables. No sé si ha influido el hecho que eran perdices y no codornices pero lo he conseguido bastante. Han quedado perfectas, muy suaves pero conservando casi por completo la forma.


Aunque luego con la salsa por encima ni se aprecia en las fotos... tenía que haber hecho la foto antes de ponerle la salsa pero el olor nos jugó una mala pasada y nos entraron las prisas por comer...

De todas formas, como todos mis platos preferidos, la apariencia no le hace nada de justicia al sabor final de esta elaboración. Lástima que no se pueda capturar ese olor y sabor en las fotos...


Hice tres para los dos y a pesar de ponernos hasta arriba, nos sobró una entera.


De acompañante puse dos tipos de patatas, las de gajos y las fritas normales. Es lo que mejor va con la salsa del escabeche.



La tarta como dije al principio era la único que tenía previsto con antelación. Este año ha tocado tarta casera hecha por mí aunque en una cocina profesional y con ayuda...


El fin de semana pasado estuve en una clase de cocina en la escuela Le Cordon Bleu de Cambridge. Fui con una amiga y estuvimos haciendo tartas tooooda la mañana.... teníamos la opción de hornearlas y llevarlas a casa ya listas o congelarlas para luego terminar de hornear en casa y así poder comerlas en Thanksgiving. Yo me decidí por la segunda opción y en mi caso tengo tartas para Thanksgiving, Navidad y lo que se presente...


De todas las que preparamos he decido empezar por la de Chocolate Bourbon Pecan Pie. Es una tarta muy sencilla, lo más "complicado" es el Pie Crust y siempre tenemos la opción de comprarlo ya hecho o usar la receta que más sencilla nos parezca.


🍰 Receta del Chocolate Bourbon Pecan Pie aquí próximamente.


Yo la he acompañado de helado de vainilla.


Tengo que decir que a pesar de pedir la posibilidad de elaborar la mía sin el Bourbon cuando estábamos haciéndolas en la clase, no me dieron esa opción. Me respondieron que como ya estaban todos los ingredientes pesados y en ese caso el alcohol ya se encontraba mezclado con otros ingredientes, no era posible y que además con la cocción todo el alcohol se evaporaría.


Lo que no se evaporó fue el sabor, para mi gusto, repugnante del bourbon, así que no me gustó nada. Me encanta el chocolate y las nueces de pecán pero lo único que pude apreciar fue el gusto a bourbon. Una pena :(



Para beber yo como siempre y Fran probó una cerveza negra que le reglaron para su cumpleaños y tenía guardada para una ocasión especial.




Al principio os dije que lo único que tenía preparado con antelación este año era el postre, pero en realidad me he olvidado de la vajilla.


En las últimas clases de cocina a las que he asistido en Sur La Table, vi una vajilla de temporada con adornos de calabazas. Así que cuando vi la que pusieron en oferta al 50% y además podía usar los cupones que me daban en las clases del 10%, no me pude resistir y ahora tenemos algunas piezas, al menos las suficientes para cenar los dos.


Por cierto, como veis en las fotos, he añadido a la mesa un plástico sobre el mantel, ya que todos los años termina manchado. Las fotos no quedan tan bien por los brillos del plástico y porque no se aprecia mucho los bonitos tonos dorados que tiene pero merece mucho la pena porque aún no he conseguido quitar las manchas de los manteles de otros años. He probado con varios quitamanchas y detergentes pero nada :(


¿Qué os ha parecido nuestra cena de Thanksgiving? Creo que para no estar demasiado motivada al final no salió nada mal.





Y después de eso una locura de fin de semana de compras... ¡Black Friday!!

6 comentarios :

  1. Ya veo que lo que es hambre no pasáis :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que nuestras madres no son de las que se preocupan porque sus hijos viven en el extranjero y no comen bien. Al menos por ese aspecto están tranquilas ;)

      Eliminar
    2. Vamos, que tu madre no te está enviando mensajitos cada dos por tres preguntándote si comes bien y tu suegra está contenta porque a su niño le alimentas ¿no?

      Eliminar
    3. Mi madre me pregunta de vez en cuando que cómo podemos comer tanto... que si es por el frío!! jajaja

      Eliminar
  2. Cuidado cada detalle, como siempre. Aunque tuvieses menos ganas, no afectó al resultado. Me acuerdo de la cerveza que le regalaron!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Aunque no hubiese pavo, ni fuese una comida tradicional de Acción de Gracias me gusta poner algunos adornos de la fecha.

      Se puede ir a rellenar cuando se termine llevando la botella :)

      Eliminar